Un respeto para los grupos que parecen desconocer la existencia de la palabra desaliento. Ajenos a la escasa aceptación a lo largo de los años, persisten una y otra vez a su bola en el universo privado que han construido. Superándose.
La seña de identidad de Other Lives en su cuarto álbum “For Their Love” (ATO 2020) sigue siendo la de una base de guitarra, bajo y batería espartana con influencia de la épica morriconiana -spaghetti western incluido- con arreglos proclives a cuerdas y vientos en forma de masa sonora compleja -a veces barroca- aunque nunca indigesta. Es una música que arrastra y empuja las notas de cada pieza como si no hubiese un mañana, dotándolas de una energía suntuosa a punto de desbordarnos.
El álbum, grabado en formato quinteto aprovisionado de infinidad de instrumentos en una cabaña/chalé/estudio de montaña -el lugar se aprecia bien en los clips de “Lost Day” y “Hey Hey”-, desprende un fuerte sentimiento unitario respaldando las composiciones de Jesse Tabish, casi todas de tres minutos salvo una de seis, “All Eyes”, con las cuerdas sobrevolando en cinemascope mientras dibujan la melodía.
Y un último inciso para la canción más importante (para Tabish) del lote, “We Wait”. Jesse empezó como guitarrista de All American Rejects. Cuando aún eran adolescentes, su mejor amigo fue asesinado al parecer por encargo de otra persona -su esposa- familia de otro miembro de la banda. Un asunto que le marcó profundamente -en el texto se autoinculpa por no haber previsto el suceso- y esta vez le ha servido de catársis.
Súmese todo y he aquí un gran disco entre la desolación y la esperanza.