¿Todo es más fácil con un apellido ilustre? Eve Owen, la hija pequeña del actor Clive Owen que colaboró en “I Am Easy To Find” de The National, tiene facultades musicales convincentes -buena voz y composiciones, como ya mostró en 2016 con “Nine Yards Of Regret”- para seducir a Aaron Dessner. Éste la ha apadrinado para el colectivo y la discográfica que ha montado junto a su hermano Bryce y Justin Vernon. “Don´t Let The Ink Dry” (37d03d 2020) es el segundo disco relevante del equipo tras Bonny Light Horseman.
De todos los discos de mujeres en los que Aaron ha intervenido -This Is The Kit, Adia Victoria- -este es el que mejor refleja la filiación de The National. El pulso sereno con métrica impasible de “Lover Not Today”, la tensión celestial in crescendo de las guitarras en “Mother”, ella sola con guitarra eléctrica abrasiva en “Blue Moon”, sea con piano y electrónica (gran balada “She Says”, con clip además ejecutado por su hermana mayor Hannah) como con arpegios y amaño de cuerdas (“A Lone Swan”), siempre fluye la inercia solemne y mayestática del grupo; esa tristeza serena y conmovedora trabajada con buen gusto (colabora Rob Moose, bastante solicitado últimamente).
`I used to dream in colors, now I dream in blues/…/ I can´t recall the last time I saw a true face´ (“I Used To dream In Color”). No es un disco revolucionario, sino uno más de una chica con sus modestas inquietudes paridas con guitarra acústica y llevadas al cielo gracias a la sabiduría y experiencia de The National.