Desde el oeste de Londres, Wes Westerman propone una nueva variante con ingredientes muy atractivos para los sibaritas. Partiendo de tres premisas reveladoras -un homenaje implícito a Mark Hollis de Talk Talk en el tema que da título al disco, un talante de introspección acústica sin renegar de la electrónica, y una fluidez deslizante en algunas piezas pilladas del jazz rock de coctelería seventies-, “Your Hero Is Not Dead” (Partisan 2020) discurre como un guante por la piel de nuestro oído.
Al principio sorprende incluso más de la cuenta. El combinado entre acústica y piano de “Drawbridge” rememora a un Nick Drake light, mientras la tristeza opaca de su voz en “The Line” y ciertos detalles de guitarra, ejecutada a modo de estilete aterciopelado de fina precisión, sumada al pentagrama de balada romántica -¿no tiene “Waiting On Design” elementos de vientos similares a los de por ejemplo una sintonía tipo “Poirot” compuesta por Kenny G?-, se arriman a la elegancia de Steely Dan.
No obstante, hacia la mitad del álbum se destapan influencias más actuales -producción de Bullion- donde la electrónica -sea tipo James Blake o de matriz tecno pop retro- se impone. A veces con rastro lánguido (“Blue Comanche”), otras bajo parámetros naturalistas (“Big Nothing Glow”), y con voces dobladas acariciando (“Think I´ll Stay”). Me gusta sobre todo la soltura que agarra “Confirmation” hacia la mitad, así como lo acústico ensoñador de “Float Over”. Un combinado de lo más cautivador.