Sin haber cumplido aún treinta años, Courtney Marie Andrews lleva media vida de carrera profesional forjándose un nombre a golpe de trabajo y perseverancia. Durante este tiempo ha acumulado todo tipo de experiencias, algunas sentimentales cuya importancia se ve reflejada en su nueva grabación “Old Flowers” (Fat Possum 2020).
El ambiente reposado del álbum concuerda con unos textos entre la llaga y la cura de una relación terminada. Contribuye a ello la producción de Andrew Sarlo, el que ha hecho maravillas con los últimos de Big Thief -de paso se sienta a la batería James Krivchenia-, Bon Iver y Hand Habits. Ambiente pausado durante todo el disco sin tema alguno de pulso alegre -todo lo más, el medio tiempo country de “It Must be Someone Else´s Fault”-, a merced de arreglos escasos pero de instrumentación contundente, tanto si es para enfatizar la gravedad mortuoria (“Carnival Dream”) como su voz limpia (fantástica sobre acústica, piano y slide ululante en “How You get Hurt”) o la sensibilidad subliminal (el cosquilleo de piano y electrónica suave sobre acústica en “If I Told”). El final con solo voz y rhodes se aleja del estereotipo Nashville presente en algunas baladas para ubicarla en una tierra conocida -americana- aunque sin comparaciones que la perjudiquen. Se mueve en su propio mundo.