Otro disco de versiones surgido del confinamiento. Gillian Welch argumenta los motivos de esta proliferación. No conoce artistas que se hayan sentido positivamente inspirados por una situación que ha generado dudas, frustraciones y ataques de ansiedad (parece que Robin Pecknold y Taylor Swift son excepciones). Cuando has perdido tantas cosas al quedar encerrado, no te quedan ánimos para pensar, así que lo más fácil y eficaz para capturar el momento es tocar -para ti- versiones que éste te sugiere. Un par de guitarras, dos micros y el sentimiento de complicidad de la pareja con David Rawlings en primer plano. Todo este mundo -que muchos tememos no volverá a ser el de antes- queda reflejado en la elección de temas, en la interpretación, y en un título tan ilustrativo como el de la versión que contribuye a bautizar el álbum “All The Good Times Are Past & Gone” (Acony 2020).
Gillian y David recurren a tres piezas tradicionales y a dos de Dylan, una “Señor” muy sentida y “Abandoned Love”. Silvestres, rústicos e íntimos; melosos y meticulosos. Abren con “Oh Babe It Ain´t No Lie” de Elizabeth Cotten, cierran con “Y´all Come” de Arlie Duff. Lo que más conmueve no obstante es la toma de Gillian de ese arrebato de soledad que es “hello In There” de John Prine, fallecido precisamente a causa del covid.
Por último mencionar la inclusión de un clásico como “Jackson”. Incluida en 1963 en un disco de Kingston Trio, fue popularizada en 1967 por dos versiones distintas, la de June Carter y Johnny Cash, y la de Nancy Sinatra y Lee Hazlewood. Para algunos sin embargo tiene otra lectura. ¿Ya padecía tinitus Paddy McAloon cuando escuchó mal la frase `we got married in a fever, hotter than a pepper sprout´ y la utilizó para bautizar Prefab Sprout? ¿O fue un guiño privado?