Cantautora londinense, A. A. Williams utiliza su voz para salirse del guión de guitarras acústicas, y entrar desde un enfoque intimista en terrenos más cercanos al post rock e incluso a veces al metal. Al menos es lo que percibe un recién llegado si se adentra por primera vez en “Forever Blue” (Bella Union 2020).
La suntuosidad de “All I Asked For (Was To End It All)” -también se le parece “Glimmer”- ofrece un sonido como el del Nick Cave lento -piano, voz, cuerdas- trasladado al dormitorio. Con un solo rasgueo de guitarra en “Dirt”, tras su voz de estremecimiento desbordante, se hace patente la influencia de Radiohead. Es quizás la pieza más accesible del lote gracias al acompañamiento vocal de Tom Fleming de Wild Beasts. Y cuando decide intensificar el ambiente con decibelios, se muestra muy expeditiva con cargas instrumentales de “gran” rock tirando a post rock (en “Melt”, en la glacial “Wait”, o en las resonancias Mogwai de “Love And Pain”). La cima de estos abismos convertidos en paisajes dramáticos se centra en los rugidos de Johanes Persson de Cult De Luna acompañándola en “Fearless”.
Las influencias de su estilo no obstante ya habían quedado retratadas en una serie de seis clips lanzados desde su casa durante el confinamiento. “Creep” (Radiohead), “If You Could Read My Mind” (Gordon Lightfoot, personalmente una de las mejores canciones de todos los tiempos), “Into My Arms” (Nick Cave), Everybody Is Exactly The Same” (Nine Inch Nails, entre Joni Mitchell y Nico, probablemente la que mejor reflejó el momento), “Be Quiet And Drive” (Deftones) y “Lovesong” (The Cure). En aquellos días de primavera, en aquella habitación, “Songs Of Isolation” resumía todo el año 2020.