Quienes consideramos a The Maccabees un grupo infravalorado, recibimos expectantes el segundo álbum de su motor Orlando Weeks, dotado de una voz quejosa de valores británicos a lo Chris Martin muy solvente trabajando composiciones con base de piano.
En “A Quickening” (PIAS 2020), producido por un hombre de su confianza como Nic Nell -que publicó bajo el nombre de Casually Here el disco “Kept” en 2015-, ha volcado todas las sensaciones propiciadas por su recién estrenada paternidad a través de canciones serenas y sentidas. No es vana la mención a Coldplay escuchando el arranque con “Milk Breath” -aunque tampoco significativa: lo de Orlando es más complejo-, pero sería más preciso, escuchando la otoñal “Blame Or Love Or Nothing”, hablar de Talk Talk. Sí, es una celebración melancólica, con muchos tramos de trompeta -también compuestos por él- a modo de preciado satén, como “None Too Tough” o una “Takes A Village” de slo mo acuático. Quedan como únicas secuencias dinámicas la espaciosa “Safe In Sound” y un pasaje de “All The Things”, pues el resto rebosa delicadeza -“Blood Sugar”- abordando el concepto narrativo desde todos los ángulos. No trata la experiencia de tener un hijo únicamente desde el prisma sanitario, sino también desde los sentimientos que implica una nueva vida querida (felicidad, inseguridad, responsabilidad, etc). Con un ribete a ratos de electrónica fragmentada incrementando la compasión de las plegarias del nuevo papá. Safe in sound. El sonido protector.