Cuando Benjamin Curtis decidió priorizar su proyecto paralelo School Of The Seven Bells con las hermanas Deheza en 2007, Secret Machines -formados por su hermano y la vigorosa percusión de Josh Garza- empezaron a apagarse. El siguiente álbum -tercero- ya sin él en 2008 supuso un estancamiento del cual ya no se repusieron. Los dos hermanos retomaron colaboraciones en 2013 pero la grabación jamás cuajó al morir Benjamin a finales de aquel año a causa de un linfoma.
Parte de aquel material se ha recuperado para este retorno en formato dúo con “Awake In The Brain Chamber” (TSM 2020), como por ejemplo la suntuosa “Everything Starts”. Antes, en “Dreaming Is Alright” y “Everything´s Under”, ya mandan el mensaje a sus seguidores de que están en buena forma, conjugando el pulso alemán de siempre con un aroma psicodélico no lejano del que podrían utilizar -eso sí, sin tanta guitarra- Moon Duo. De estas ocho canciones que no alcanzan la media hora -escaso bagaje para once años de silencio, pero al menos han vuelto-, al final se salen del guión kraut viéndose por qué Bowie – en “A New Disaster” se parecen a él si hiciese una versión de “Eloise” de Barry Ryan, y en “So far Down” derivan en un space rock melódico- les mencionaba entre sus preferencias.