No es Kacey Johansing una recién llegada. Ha recorrido un largo camino artístico para llegar hasta Los Angeles desde su Michigan natal pasando por Colorado, colaborando en varios proyectos y grabando sus propios discos. De contribuciones más experimentales como tUnE-yArDs a My Morning Jacket (también en un álbum de Carl Broemer) o Sam Burton; desde cierta estabilidad temporal en Hand Habits a fundar la discográfica Night Blossom Records con Alex Bleeker (Real Estate).

A su nuevo trabajo “No Better Time” (2020) se le nota la destreza de la experiencia, y no solo porque esté coproducido por Tim Ramsey. Refleja una estabilidad emocional capaz de alcanzar los niveles de sensibilidad que nos vencen. Lo consigue a través de una relajación espiritual propia -por ejemplo en “All Of Me”-, como si el tiempo fuese eternamente benigno y la brisa californiana curativa. Entre arpegios repletos de nostalgia como “Fall Backwards”, guiños esporádicos -al comienzo de “Puzzle”- al intimismo de Mazzy Star y composiciones de matrícula de honor -“Let Me walk Right In”, la perla del lote-, llegamos a “Feels Like Going Home” y al convencimiento de que está a milésimas de la pureza beatífica de The Innocence Mission.

Cuando cierra al piano con “Not Only One” y se repasan las sensaciones, la incredulidad deja paso a la euforia por el hallazgo. Un álbum sencillo que florece en esplendor hasta colarse a última hora entre los favoritos del año.