Banda mestiza –raíces turcas, operando en Amsterdam- que se hizo un nombre con el álbum “Gece” (2019) aplicando melodías de folklore de Oriente Medio a un rock con tintes a veces pog (“Leyla”) y en otras funk (“Anlatmam Derdimi”), Altin Gün eran una suerte de respuesta europea a la fórmula tejana de Khruangbin.

Para este nuevo álbum “Yol” (Glitterbeat 2021) han incorporado sintetizadores y electrónica bailable en pos de un synth pop fresco y energético. La fantástica travesía de “Ordunun Dereleri” a un paraje musical middle east se produce de una manera natural. Sin forzar. Sin pestañear. Desde otro estilo, rebosando la sensualidad termodinámica impulsada por Khruangbin (“Sevda Olmasaydi”), con bajos lubricados tipo Chromeo de visita en Ankara (“Yüce Dag basinda”, “Kesik Çayir”), tecno pop (“Bulunur Mu”) o en torno al groove de un soul decorado con wah wah (“Hey Nari”) y empastado con cadencia magrebí (“Kara Toprak”). Y, huyendo del encasillamiento, esgrimen la versatilidad de dos voces –la femenina de Merve Dasdemir y la masculina de Erdinç Ecevit- o recurren para cerrar a una estructura de pop naïf caribeño como “Esmerim Güzelim”.

La frescura de su fórmula llenará de alegría las posibles noches post confinamiento. Solo en los lugares que hayan hecho los deberes, se hayan portado bien y permitan incrementar las actividades lúdicas. El resto, que se jodan por incumplir.