Al pop de dormitorio siempre le ha sentado bien la electrónica low cost como alternativa a la inefable guitarra acústica, hasta el punto de permitirle cambiarse la etiqueta por la de dream pop. Drug Store Romeos son un trio fraguado sobre la voz susurrante de una Sarah Downie con pinta de mosquita muerta que sabe llevar al terreno precario musical adolescente las enseñanzas de Hope Sandoval, Sarah Cracknell y Veronica Legrand hasta encajar todas las piezas en un primer álbum tan explícitamente titulado como “The World Within Our Bedrooms” (Fiction 2021).

Lo interesante del disco: jamás pierde el aire de inocencia melódica. Ni siquiera cuando la sección rítmica de bajo y batería tensan el sonido entre New Order y The Cure –están en Fiction, conste- ocasionalmente como en “Elevator” y “Electric Silence”. O cuando apuestan por recovecos cambiantes –“Secret Plan- a trompicones. O si se deciden por matices synth en “Frame Of Reference” -¿Chvrches twee?-, la más electrizante, eufórica y a la par romántica. O cuando, pese a faltarles la precisión melódica y la elegancia, en “What´s On Your Mind” consiguen hacer sombra a los Beach House más celestiales.

La última parte del álbum, tras la callosa “Vibrate”, se va sofisticando entre la volatilidad de “Kites” y dos valses de caja de muñecas como “Put Me On The Finish Line” y “Cicle Of Life”. Intimismo y ensoñación como moraleja de un debut a tono con este verano extraño. Con el as de la inocencia y de un futuro brillante en la manga.