De Missouri pero empapado de los efluvios sonoros de Nueva Orleans formando parte de The Deslondes junto a Sam Doores, la pandemia ha propiciado que Riley Downing se lanzase a la piscina en solitario alentado por su compinche John James Tourville de Hurray For The Riff Raff. En “Start It Over” (New West 2021) muestra un conocimiento exquisito de las raíces norteamericanas y de los híbridos blanquinegros que el mestizaje de Louisiana suele producir.

Estamos hablando, aunque distintas –porque su voz narcótica profunda rancia así lo exige- de formas parecidas a las de un JJ Cale menos relajado y más dispuesto a inyectar energía de color a su blues. Acompañado por profesionales experimentados como el productor Andrija Tokic (Phosphorescent, Alabama Shakes) o los músicos Jack Lawrence (The Raconteurs), Peter Keys (Lynyrd Skynyrd) o Billy Contreras (Bonnie Prince Billy, Lambchop) y acolchando su voz tras teclados recios y coros de soul, mezcla country, honky tonk y blues con un tono sombrío que subraya la nostalgia. Y la huella de Nueva Orleans no es flagrante, sino que fluye con un tamiz de imperfección energética que no se cementa en la agilidad sino en el aplomo.

La cadencia molona de “I´m Not Ready” y “Deep Breath”, el boogie blues de “Good To See Ya” y la pátina fifties de “Start It Over” son meros aperitivos a una segunda mitad donde lucen lentos de otro tiempo como “Won´t Somebody Play” impregnados de slides de medianoche de country de barra de bar (“Doing It Wrong”) y de valses como esa “I´m Right There With You” que cierra de manera impecable entre penas y alegría.