No es corriente, pero a veces ocurre que la suma de dos más dos supera a cuatro. Nicholas Krgovich es un artista cuya popularidad de ámbito regional hasta hace poco se reducía al área de Vancouver (aparte de unos cuantos seguidores de su etapa con P:ANO). Desde muy joven cayó atrapado en la música de otra figura local de Vancouver, Veda Hille, a la que llegó a acompañar en alguna de sus múltiples grabaciones como “Return Of The Kildeer”. Y, ya se sabe, las fijaciones de fan adolescente son para toda la vida, así que ahora él ha visto el momento adecuado para rendirle homenaje en “This Spring: Songs By Veda Hille” (Tin Angel 2021). ¿Resultado? Una obra de orfebrería mimada que mejora el nivel de canciones de él y hace más comprensible en clave pop el arte –a veces demasiado teatral y volcado en los musicales- de ella.

La mezcla propuesta por Nick suena de lo más atractiva. Con esa calidez tan inmediata canadiense –“Lucklucky”, o el saxo tipo Destroyer de “Bedlam”- y sus inclinaciones intimistas –el naturalismo tropical, con flauta incluida a lo Michael Franks de la reconfortante “Plants”- más algún apunte de electrónica suave casera tipo Broadcast y Sean O´Hagan en “15 Years”, y sencillos e inteligentes arreglos vocales a juego con los textos –“Burst-Neighbourhood Song”-, nos inunda con sentimientos positivos con el simple encendido de una caja de ritmos. Y, para entenderlo mejor, consigue que la misma Veda ponga voz cristalina en la canción final “This Spring”, ejemplo nítido de un estilo que tan pronto abraza el pop como se desliza a musicales tipo “Mary Poppins”.

No tiene musicalmente nada que ver pero, si te gusta la modestia de gente corriente como The Bitter Springs, lo que desprende este álbum podría interesarte. Más otoñal tal vez, pero igual de humano.