Los discos de productores con ganas de publicar material propio pocas veces consiguen transmitir intensidad emocional; de hecho somos los primeros en querer juzgarlos más desde la parafernalia de los arreglos que por la valía de las composiciones, y actuamos condicionados por los estereotipos de su currículo. Si Bleachers es la vía de escape de Jack Antonoff, entendemos que la manipulación del material tendrá que ver con sus producciones para Taylor Swift y Lana Del Rey.

En “Take The Sadness Out Of Saturday Night” (RCA 2021) nos sorprende Jack con un talante de rocker clásico. Por ello, la presencia vocal de Bruce Springsteen en una “Chinatown” agraciada con todos los elementos épicos al uso –campanillas incluidas-, es una declaración de principios –fijémonos en el títulos del álbum- presente en el grueso de la grabación después de la entrada florida y preciosista a tope de cuerdas –y con Warren Ellis al sintetizador- de “91”. En “How Dare You Want More” aflora una alegría tipo Vampire Weekend que se desliza hacia unos arreglos con olor a “Rosalita”, mientras en “Big Life” y “Stop Making This Hurt” sigue la sombra estructural del boss, aunque cueste ver a un músico de su perfil con gafas de Lennon poniéndose la camisa de leñador rudo para rebeldías juveniles de barriada. La subida alcanza la cima en  una “Don´t Go Dark” pletórica donde Lana Del Rey –también presente en “Secret Life”- hace de Ellen Foley para un Antonoff enloquecido que casi roza a Meat Loaf.

Paradójicamente, las tres últimas piezas son baladas acústicas –o casi, pues suele acompañarle el solvente Patrik Berger- incluyendo la versión de “Strange Behavior” –tema antiguo suyo de los tiempos de Steel Train- y el cierre de “What´d I Do With All This Faith?”, sentido alegato que nos desnuda ante nuestras dudas. Todos estamos desorientados. Creemos en algo, pero ¿en qué?