Desde la publicación de su álbum anterior, LUMP me parecieron comparables a Sylvan Esso. Voz femenina procedente de estilos afines al folk, y complemento masculino del mundo de la electrónica. Sin embargo los resultados finales, sobretodo escuchando el nuevo, “Animal” (Chrysalis 2021), difieren sustancialmente.

De hecho confrontar a Amelia Meath y a Laura Marling no procede. La voz de la primera es de una pureza inigualable, pero la segunda tiene armas de cantautora. Y en cuanto a diferencias entre Nick Sanborn y Mike Lindsey, el norteamericano trabaja los parámetros rítmicos de la electrónica de computadora –precisos, minimalistas- mientras el británico utiliza más teclados –moogs, etc- dirigidos a una colcha de mayor densidad.

La denominación de origen también cuenta como factor. Un sonido definido como más británico instrumentalmente significa mayor rigidez sobre un pulso de megaestadio con instrumentos reales. Se puede apreciar en “Bloom At Night”, “Gamma ray” y “Climb Every Wall”, donde fluye ese trote Foals característico. No obstante, la canción “Animal” –entre unos Kraftwerk y Glass Animals cantados por Debbie Harry- prende en seguida, así como el pop casi perfecto –imposible no tararear durante días la frase `kids on the run´- de “We Cannot Resist”. O la preciosa ambientación –y no menos precioso texto- a base de piano, voz y electronics de la balada “Red Snakes”. Y, como repetición de la jugada en pos de confirmar una seña de identidad, vuelve Laura a cerrar –tras la atmosférica “Phantom Limb”- recitando los créditos sobre fondo electrónico. Lump is a product. Marca de la casa.