Dentro del campo de la música instrumental, la de Mark Tranmer es de las más sigilosamente descriptivas. Sin afán de experimentación extrema ni díscola, siempre comedido desde su perfil académico, refleja a la perfección estados de ánimo embriagados en la evocación. Una serenidad provinciana para acompañar nuestros pensamientos mientras mantenemos perdida la mirada tras la ventana de un tren en cualquier trayecto entre el pueblo y la ciudad.  Que nos recuerda bandas sonoras de películas románticas de finales de los sesenta. Melodías y estructuras que empiezan sencillas, circulares, y a cada vuelta de tuerca van incorporando un nuevo instrumento para densificar la textura.

Aparte de proyecto con otros artistas o en grupos como The Montgolfier Brothers, Mark ha dado salida a su talento en solitario en GNAC, ahora con el nuevo disco “Afternoon Frost” (Vertical Features 2021). Aires del sur hispano en “Cencellada”, de languidez mediterránea cuando empieza con piano (“Kricka”), llegando a sonar a puro lujo cuando se suman guitarras en un ambiente crepuscular afrancesado (en “That & This” pero sobre todo en “Winter Moon”), o ideal para acompañar imágenes como la muy acertadamente titulada “Cinematografica”. Por cierto, en esta última, así como en “Denticulated Lines”, se incorporan instrumentos de viento –trompeta y saxo- en un armazón más corpóreo.

Una excelente compañía para un día reflexivo. Y una acotación en su bandcamp: Roger Quigley 1969-2020, Rest In Peace