El 9 de diciembre de 2017 el músico Trey Gruber fallecía víctima de una sobredosis. Jess Viscius, su pareja de entonces y colaboradora gráfica de Pitchfork, graba junto a Bnny este “Everything” (Fire Talk 2021) impulsada por los sentimientos que la embargaron en su relación, y sobre todo tras la defunción.

Maneja acordes manidos del indie cuando mira a las raíces desde la puerta del garaje, en clave de sedación máxima. Aunque ella apunta en entrevistas al estilo de la Angel Olsen cortavenas de la primera etapa, los ecos y vibraciones son de Mazzy Star –escúchese “Sure”-, en la primera mitad con detalles tóxicos tipo Gun Club y Suicide, siempre atemperados por la anestesia de su saliva susurrante –“Promises”, “Take That Back”-, y en la segunda más crepuscular con una “Thaw” casi en clave Leonard Cohen on acid. Todo muy comedido, pues la más larga, la dopada “So Wrong”, dura 3:52, y sin salirse del guión (aunque, gracias a los matices de Velvet Underground y Cowboy Junkies, escapa del tono azucarado de por ejemplo Cigarettes After Sex).

Gran parte de su secreto radica en la producción de Jason Balla quien, como parte de Dehd, ya el año pasado dio la sorpresa con el álbum “Flower Of Devotion”. En él destacó la pátina fifties de su sonido, aquí de nuevo reproducida –aunque más suavemente- con idéntico acierto.