Quince años atrás, el magnetismo de The Felice Brothers –como abanderados de un tipo de americana muy conectado con la cultura popular de USA- tuvo su vigencia. Después Simone Felice se separaría de sus dos hermanos para dedicarse en solitario –aparte del proyecto The Duke & The King- a musicar los textos que escribía. Una vez escuchado “From Dreams To Dust” (Yep Roc 2021), cabe deducir que debía existir una competitividad componiendo textos con su hermano Ian, pues este último se despacha ahora con un buen manojo.

La columna vertebral se centra en sus poemas, vistiendo la narrativa con una música solvente donde se cuela a menudo la épica del cantautor y la del folk singer (en eso aventajan a sus primos británicos de Mumford & Sons). “Jazz On The Autobahn”, con una percusión y la voz prominente aligerada con trompetas –Nate Walcott-, tiene detalles de Springsteen y Lou Reed. “To-do List” huele disimuladamente a Dylan, con el añadido de un solo espasmódico, mientras sentimos que “Money Talks”, en voz del Nick Cave deudor de Leonard Cohen –también en “Celebrity X” y sobre todo en una “Blow Him Apart” entre pedal steel y escobillas- sería mucho más demoledora.

Ian describe los escenarios con una técnica narrativa no exenta de teatralidad, probablemente adquirida de la afición por el cine. En ellos caben todos y todo, desde la Harley de Peter Fonda con pulso –ese piano- de E Street Band en “Celebrity X”, a las citas a Jean-Claude Van Damme, Kurt Cobain, “Inferno” y “El Club De La Lucha” en “Inferno”, amparado en los nuevos miembros Jesske Hume y Will Lawrence, o en otros músicos de la camarilla de Conor Oberst –giraron juntos en 2010- como Mike Mogis. Me sobra un poco esa sensación de buscar el reconocimiento como escritor/poeta/cantautor a toda costa, que piensa que tiene una misión y que quiere –a través de tirar de épica: ocho minutos cerrando con una “We Shall Live Again” de tono subliminal Waterboys- ser adulado por ella, pero por otro lado siempre es reconfortante un poco de rima inteligente en el rock.