La primera vez que supe de Wednesday fue a través del nuevo álbum de Advance Base. Casi todas las versiones presentadas eran de country salvo un par –más actuales- entre las que se encuentra una de esta banda de Carolina Del Norte –no los Wednesday canadienses de hace medio siglo- con tendencias a un sonido nineties mezcla de grunge, shoegaze y slowcore. Nada nuevo –ahí están las similitudes con Snail Mail, Soccer Mommy, Forth Wanderers, etc- salvo por las incursiones shoegaze.

Esa electricidad disfuncional propulsada por Karly Matana Hartzman presente a lo largo de “Twin Plagues (Orindal 2021, la misma discográfica que Advance Base), tiene su contrapunto en la guitarra slide de Xandy Chelmis, que contrarresta la fogosidad y tranquiliza durante unos instantes, dejando respirar canciones como “The Burned Down Dairy Queen” y “Gary´s”. La que se escapa del lote es precisamente la versión ofrecida por Ashworth, más bonita y plácida aún que su recreación.

En cuanto al resto, predomina el estruendo aunque sin excesos (“Toothache”) y curiosamente una de las de muralla más densa shoegaze es “One More Last One” compuesta por Chelmis. Cierra el álbum una versión de “Ghost Of A Dog” de Edie Brickell; o cómo sigues escuchando en el patio trasero a un perro que atropellaste y enterraste allí hace tiempo. Inquietantes Wednesday.