El cuarto álbum de la banda de Connecticut nos asalta desde todos los flancos. “Illusory Walls” (Epitaph 2021) cuenta con muchos guiños de emo como punto de partida, a los que añade tramos de prog y post rock bien calibrados.

Durante los primeros minutos, podrían colar como una Manchester Orchestra sin los pasajes melódicos frágiles, y avezada en el catálogo de Epitaph. La tensión de “Queen Sophie For President” muestra un engranaje lubricado por donde se cuela el componente social, con mensajes de críticas al capitalismo depredador y a la religión (`tell the world how much you pay the man who prays for you´, cantan en una “Invading The World Of The Guilty As A Spirit Of Vengeance” endurecida). Escupen la rabia con intensidad decibélica mezclada con frustración (la sentencia `tried drugs, tried church, the combination worked´ suena en “Died In The Prison Of The Holy Office”, para ser revocada instantes después) avalando el miedo apocalíptico que se apodera de nuestros pensamientos. Concienciación a base de latigazos eléctricos que se apaciguan en la reflexión de “Blank//Worker”, denunciando las clases menos favorecidas víctimas de la polución y la contaminación. O cuando en “Trouble” no puedes, debido a ello, pagar la factura del hospital. La miseria clínica. Límpiese quién y cómo pueda sin la quimio; y con la depresión y la ansiedad.

Como colofón, dos largas piezas al final (15 y 19 minutos respectivamente) suponen el broche dorado y la clave para entender el álbum. “Infinite Josh” empasta recuerdos en una reflexión etérea cuyo grosor musical progresa hacia un post rock tórrido y apasionado circunvalando la misma textura (`we´re locked in, inmobile and violent, just fewer like that, fewer afraid, fewer afraid´). Y en la interconectada “Fewer Afraid” podrían ser Godspeed You! Black Emperor con la moraleja de “A Hard Rain´s A Gonna Fall” y la bendición de U2. Hasta que recula a la melodía anterior mientras las palabras se mezclan con el nombre de la banda, formando un todo. `You believe in god watching over, I think the world´s fucked up and brutal. I can´t live like this, but I´m not ready to die. The world is a beautiful place, but we have to make it that way. Whenever you find home, we´ll make it more tan just a shelter. If everyone belongs there, it will hold usa ll together. If you´re afraid to die, so am I´. Impresionante.

Para quienes el rock sirvió de algo en la vida: en estas dos últimas canciones tienen su recordatorio.