Encajonado en una sección de grupos con pocos miembros sin demasiadas posibilidades de trascender, columpiándose entre las guitarras y los teclados –pop, rock o synth- y huyendo de la opulencia –más bien en la franja lo fi tipo K Records-, Aaron Maine en Porches aparenta pop surgido desde la sencilla necesidad de pillar unos teclados, encender la caja de ritmos, y a ver con cuatro notas qué sale. Después, disco a disco, se fue esmerando en los arreglos aprovechando la tecnología asequible –synth pop, autotune, puliéndolos y creando tapices y matices. A veces buscando colaboradores bien conectados. Y siempre sin descuidar los estribillos.

En el quinto, “All Day Gentle Hold” Domino 2021) le encontramos algo más incipiente. Aunque instalado en la órbita synth y no olvidando sus experimentos con autotune –el cóctel de ambos sería el monolítico “In A Fashion”-, ahora se atreve incluso a camuflar un homenaje a Sonic Youth en “Swimming Big”, o conjugar en “Grab The Phone” acordes agudos de guitarra con el espíritu precario más independiente (subyace al final un murmullo apuntando a “Smells Like Teen Spirit”). Desprendiendo siempre un gusto ambivalente: su voz no es la alegría de la huerta, así que cualquier subidón de felicidad se matiza con un contrapunto tristón.