Sigue Shannon Lay en buenas manos. Tras sus comienzos con Kevin Morby, operó con el entorno de Ty Segall y, para su tercera grabación “Geist” (Sub Pop 2021), ha contado con la ayuda inestimable de Jarvis Taveniere y otros talentos como Ben Boye, Devin Huff, Sofia Arreguin (de Wand) y Aaron Otheim.

Más íntima y espiritual que nunca, extiende sobre el tapete un sonido conmovedor. “Rare To Wake” podría ser la versión unplugged de algún tema del primero de Fleet Foxes, con los teclados de la Arreguin dibujando piruetas de plasticidad delicada, casi tanto como la beatífica y pastoral “Geist”, con más cenefas bellísimas del Nord Stage de Sofia. Siempre dentro de los márgenes intimistas, puede decantarse por una versión de Syd Barrett (“Late Night”) como por una tonada de folk de aromas solemnes a lo “Amazing Grace” (“Awaken And Allow”).

Al final, con el instrumental “July”, no hace más que rubricar el dibujo del arroyo que fluye en paz serpenteando en forma de estrecho meandro en los valles más recónditos del paraíso.