Con su sonido opaco alimentando su esbozo de leyenda del lo fi neoyorkino, JW Francis publica sun nuevo trabajo “WANDERKID” (2021). Sin grandes cambios respecto al anterior “We Share a Similar Joy”, como casi siempre producido por Sahil Ansari, supone la perspectiva de un músico atrapado en las restricciones causadas por la pandemia en las grandes ciudades.

¿Qué supone esto? Pues aparte de publicarse mientras él estaba inmerso en un largo trekking por las montañas Apalaches, tan solo escuchar la guitarra escurridiza de “John, Take Me With You” ya nos adentra en un feeling cuyos primeros compases invitan a escapar. El resto de las percepciones ya se sabían del disco anterior. El tono vocal de dejadez de la Gran Manzana (“Only With You”), la pseudourgencia de Strokes (“WANDERKID”) esta vez seguida por la letargia de “Don´t Fall Apart”, con caracoleo de arpegios para finalizar en “Cars”, o el ambiente general de slacker urbano de buena familia.

Un disco cuyos niveles de modestia concuerdan con la escasez de medios y la falta de sorpresas notables. Aunque el álbum anterior pareció sugerir lo contrario, aún le falta para dar el salto hacia un público masivo.