La carrera de Nicole Atkins pareció cobrar impulso en 2020 con “Italian Ice” y la excelente selección de músicos participantes en clave soul blanco de Memphis. Ahora, limitado todo el sector musical por la pandemia, se ha entretenido en darle una vuelta de tuerca al grueso de la grabación, reconstruyendo nueve de sus once piezas, y añadiendo una que se había quedado antes fuera (“Promised Land”), bajo el título de “Memphis Ice” (Single Lock 2021). Lo hace con solo voz acompañada por celo y violín en clave club nocturno (de Harlem o de cualquier antro que acepte una suerte de chanteuse parisina capaz de mantener su respiración soul).

Obviamente algunas –por los arreglos anteriores- no se perciben tan diferentes, pero la mayoría centran el foco ahora en una voz libre de elementos que la distraigan. Interpretaciones poderosas donde el espacio antes protagonizado por los músicos es ahora sustituido por su magnífica voz, cobrando nueva vida canciones como esa “These Old Roses” compuesta junto a Britt Daniel de Spoon.

No altera el cierre –“In The Splinters”, pensada por otro vocalista correoso como Hamilton Leithauser de The Walkmen- porque es el que suministra más fuego pasional al conjunto.