Aunque muy activo a finales de los setenta, el nombre de Horace Andy apenas se conocía en Europa pues dejó Jamaica y las grabaciones con Studio One por la aventura norteamericana. Cuando se mudó a UK a mediados de los ochenta, la fiebre del reggae ya había pasado. Un golpe del destino hizo que Massive Attack se fijaran en él para utilizarle en el mítico “Blue Lines” (1991), tras el cual se le abrieron muchas puertas mientras él, agradecido, no ha faltado a ningún álbum de los de Bristol.

Ahora vuelve del brazo de Adrian Sherwood, cuya patente On-U Sound ha trabajado durante décadas una variante de dub con tecnología más actual. Sherwood sin embargo ha pensado que las texturas de “Midnight Rocker” (On-U Sound 2022) debían mantener el aroma de reggae clásico a juego con la legendaria estela de Horace, de modo que la electrónica trabaja a un nivel muy sutil, y lo único que destaca –y a veces molesta- son las piruetas de un sintetizador, por ejemplo en “Safe From Harm” (esta versión del clásico de Massive Attack es más seca y no tiene unos graves tan incandescentes) y en “Watch Over Them” (un corte muy a lo Gregory Isaacs y Bunny Wailer entre 1975 y 1978). Tanto si se muestra festivo (“Careful”), funky (“Try Love”), dub (“Today Is Right Here”), entonando una canción de cuna reggae (“Rock To Sleep”) o trabajando material antiguo (“This Must Be Hell”, “Materialist”, Mr Bassie”), Horance Andy ha devuelto al presente un buen cacho de esencia del pasado.