En 1971, una de las bazas inesperadas de Stax –en periodo de transición entre el southern funk y Isaac Hayes- fueron los veteranos The Staple Singers que, con un ímpetu inesperado acompañando a su convicción social, hicieron bailar a medio mundo con “Respect Yourself”, para sentenciar pocos meses después con el número uno de “I´ll Take You There” ganándose la fama eterna.

Muchos músicos populares después reconocieron su deuda con The Staple Singers, sobre todo porque no entendían gozar de semejante fama mientras sus inspiradores languidecían en el semianonimato. Doce años atrás Jeff Tweedy rescató a Mavis Staples en “You Are Not Alone”, pero anteriormente hubo un intento más sonado, el de Prince, quien la apadrinó en “Time Waits For No One” (Paisley Park 1989) en su discográfica, implicándose además personalmente al componer y producir seis –uno a medias con Mavis- de los ocho temas –en los cuales tocaba bastantes instrumentos, sobre todo esa percusión tan suya-, repitiendo al poco tiempo con una grabación más acomodada.

El álbum a día de hoy no se ve como una gran obra. El de Minneapolis mandó a Mavis a la peluquería, le aconsejó un escote amplio para la portada, y vistió las canciones con el funk seco que le había hecho famoso, como “Interesting” y “Train”; incluso alguna más suave –“Come Home”- se apoya en el bajo percutor. Las dos canciones más melódicas –“20th Century Express” y “The Old Songs” llevan el sello de Al Bell, Home Banks y Lester Snell, coproductores de la grabación, la segunda de las cuales rinde tributo a grandes éxitos del género.