Los altibajos de Michael Head en su vida –bebida, etc- paradójicamente le proporcionan munición narrativa para mantener una cohesión discográfica encomiable. En otra vuelta de tuerca a la temática, “Dear Scott” (Modern Sky UK 2022) se inspira –desde la óptica de un lugareño que sabe dar con la melancolía de Liverpool- en el Los Angeles decadente dibujado por Scott Fitzgerald.

El material del álbum ha sufrido distintas alteraciones durante la pandemia, aunque todo ha sido empastado con el buen gusto habitual de Bill Ryder-Jones para terminar sonando inequívocamente a ese cóctel de Love y Byrds con pátina británica, que es lo que siempre ha ofrecido Head. Un saque de lujo (“Kismet”) en seguida deja claro el continuismo, tipificadop en el rasgar lánguido de la guitarra al final de “The Next Day”, en los arpegios folk de “Freedom” o en la finura de la guitarra sobre teclados de “Grace And Eddie”. Escrutando con más detención en busca de singularidades, sorprende un poco el discurso afrancesado de “Fluke”, pero rápidamente se recobra el aliento característico de Michael en el arranque de una “Gino And Rico” cuya combustión después quema exuberante.

En cualquier caso, no es peor ni mejor disco que los anteriores –una excelente noticia- pero sí muy bienvenido para recordarnos nuestra relación con la música: qué fuimos, qué somos, y qué queremos seguir siendo.