La industria casi siempre acaba asimilando lo alternativo hasta pulirlo y arrimarlo a su ascua. El caso del indie no iba a ser una excepción, por poco que nos acerquemos a una tienda de las cadenas de ropa –H&M, cualquiera del grupo Inditex, etc- y escuchemos lo que suena.

Wallows, de Los Angeles –no podía ser de otra manera-, manejan un pop variado y funcional, pulido en multinacional, cuya profesionalidad no impide que quedemos prendados de algunas de las tonadas de su segundo álbum “Tell Me That It´s Over” (Atlantic 2022). Tras entrar con “Hard To Believe”, de sensibilidad envolvente tipo Death Cab For Cutie –sin el punto vulnerable-, sueltan los tres singles de un tirón, empezando por “I Don´t Want To Talk”, de trote acelerado con tintes ochenteros, siguiendo con una “Especially You” que evoca a Foster The People, y rematando la tanda con “At The End Of The Day”.

Nada imprevisible durante la segunda mitad: algún arrebato tórrido tipo Eels (“Missing Out”), y un último tramo inesperadamente logrado con una “That´s What I Get” orquestada y el final otoñal definitivo –gracias al piano- de “Guitar Romantic Search Adventure”. Pop calculado, sí; con la chispa en remojo, también; y que, si no tenemos el día erudito ni snob, nos hace bendita compañía.