Kevin Morby tiene la virtud de sonar actual y añejo a la par. Escoge elementos tradicionales para adornar sus composiciones, pero en su discurso se respira un aire de vigencia no exenta de provincianismo gallardo. Desde una costa u otra, o desde el mismo corazón de la América profunda, siempre sus materiales nobles han operado en función del siglo XXI.

En “This Is A Photograph” (Dead Oceans 2022) es un placer disfrutar de ese cóctel de raíces y respeto. Cuando en “Goodbye To Good Times” rinde tributo a los famosos muertos jóvenes, o en “Disappearing” –con coros gospel- alude a Jeff Buckley, nos percatamos de la intención. En “Stop Before I Cry” trabaja un texto implicando a su novia Waxahatchee –arreglos orquestales tipo “Astral Weeks”, como “This Is A Photograph”- y no escatima recuerdos familiares en otras canciones. Siempre acompañado por voces femeninas envidiables, como la de Erin Rae en “Bittersweet, TN”, o Cassandra Jenkins en “It´s Over” y en una “Rock Bottom” de groove fantástico.

A lo largo de los años Morby se ha mostrado como un orfebre de la americana renovada. Y “This Is A Photograph” es su mejor álbum, o al menos el que enfoca con mayor precisión los haberes y los deberes del género cuando mira el futuro.