Como muchos grupos veteranos que se habían deslizado por senderos relativamente alejados de sus postulados iniciales –Belle & Sebastian, Elvis Costello-, el confinamiento les ha servido para echar mano de la añoranza y recuperar valores primigenios. Y en el caso de Arcade Fire no parecía que fuese a ser así, pues pocas semanas antes los nombres de Win Butler y Régine Chassagne habían aparecido en los créditos de un álbum del congoleño Pierre Kwenders.

Tampoco esto quiere decir que “WE” (Columbia 2022) haya olvidado guiños rítmicos a la esencia de la banda, pero es cierto que no se ha apostado por la vertiente más carnavalesca. Las canciones vuelven a tirar de un hilo argumental, con “End Of The Empire” dividida en cuatro supuestas partes, mientras “Age Of Anxiety”, “The Lightning” y “Unconditional” constan de dos cada una. Ahora menos toscos y –algo- más elásticos, bien acompañados en algunos momentos por los arreglos de Owen Pallett, la electrónica de Geoff Barrow de Portishead (“Age Of Anxiety II”), Father John Misty (“Age Of Anxiety I”) y Peter Gabriel (“Unconditional II”), más una producción de Nigel Godrich que les respeta y a la vez aporta su carácter (los altibajos vocales en un tramo de “End Of The Empire” son muy Radiohead).

A mí me siguen impresionando esas cabalgatas tan Springsteen, que son ya marca de la casa, cuando se convierten en torbellino imparable en “The Lightning”, pero lo que en verdad me ha sorprendido agradablemente es la genética tan “Imagine” de John Lennon en “End Of The Empire”. Cuando los referentes clásicos implican madurez (es un elogio).