Si en el álbum anterior Orlando Weeks centraba su inquietud en la paternidad futura, con “Hop Up” (Play It Again Sam 2022) desglosa las buenas sensaciones de ésta mientras ve crecer a su retoño. Un argumento capaz de alegrarnos el día aunque, independientemente del estilo utilizado, puede –y se dijo aquí comentando el disco de Cleo Sol sobre la maternidad- no suscitar demasiado interés.

Evidentemente suena más alegre. Sin ser el despiporre –incluso artistas más upbeat británicos, desde Level 42 a Foals, han cargado con esa lacra tristona de la voz-, arranca dinámico con “Deep Down Way Out” y va in crescendo hasta la mitad del álbum, cuando apuesta por la etérea “High Kicking” –con Willie J. Healey- para continuar con una caja de ritmos acelerada pero solemne en “No End To Love”.

Tres canciones destacadas cuentan con el acompañamiento vocal de Kay J Pearson: “Look Who´s Talking Now” se engancha, así como “Hey You Hop Up” y “Big Skies, Silly faces” (pese a la languidez de esta última). No obstante decanta el veredicto a su favor en el último tema, “Way To GO”, al pillar un ritmo elegante vencedor cuya eficacia –más allá de la producción de Bullion- radica en su sencillez, dejando de lado el aire de felicidad de papá tristón por un optimismo más contagioso.