Sigo prendado, seis años después, de aquella maravilla titulada “It´s The Big Joyous Celebration, Let´s Stir The Honeypot”, de modo que se recibe con los brazos abiertos “Honeybee Table At The Butterfly Feast” (Run For Cover 2022), lo último de Sam Ray  con otra oferta amplia de miniaturas de melodías sublimes para enmarcar, a modo de lo fi celestial (interrumpido a veces por ráfagas de noise virulento, para demostrar que no existe la felicidad completa). Psicodelia, reverb, y un ligero aire de Neutral Milk Hotel.

Al menos 14 de las 16 composiciones proponen algún tramo de belleza. Puede aparecer tras el manto de voluptuosidad anárquica deslumbrante (“Death Wish”) como las más encantadoras y caseras de Animal Collective (“Get High, Breathe Underwater #3”), entre brumas de relajación paradisíaca (`on a good day we still love each other, on a good day I don´t feel a thing, I shut my eyes and know that I am nothing´, musita Sam en “Groceries”), melodías tan diáfanas que te rindes a las voces rústicas (“I Will Always Be In Love With You”), o construcciones crepusculares como “Coyote (2015-2021)”, con el piano evocador y los vientos de Max Kuzmyak en nivel casi Destroyer.

A todo ello se suma la idiosincrasia de un autor que se esconde tras un nombre elocuente como Teen Suicide y se cuestiona a menudo cosas, sobre todo si ha tenido que pasar recientemente por un hospital. Qué hacemos en esta vida, por qué venimos y por qué hemos de irnos. Todo ya presumible ante títulos como “It Was Probably Nothing But For A Moment There I Lost All Sense Of Feeling” –casi folk de alcoba-, los instrumentales “All Of Us Steady Dying” y “Another Life”. En “How To Disappear In America Without A Trace” deja bien claro tanto el hartazgo (`do you ever wanna go somewhere you´ve never been found´) como la incongruencia de todo (`I don´t want to live forever, I don´t want to die´). Como una especie de obsesión por sentir la plenitud del amor –tal vez el motivo real de nuestra existencia- cuando llegue el momento final, tal como suscribe en el fantástico texto de “Complaining In Dreams”.

 

`Despite it all, you could still fall in love with nearly everything´.