Todo lo apuntado en la reseña anterior de Sudan Archives (el debut “Athena”, 2019) sigue vigente, solo que magnificando los adjetivos elogiosos. La mirada amplia de Brittany Parks escruta un universo donde cabe toda la música de color –y parte de la que no lo es- en una suerte de carnaval de influencias adaptadas –un poco como Sault- a la digestión fácil de un estómago diseñado en el nuevo milenio.

“Natural Brown Prom Queen” (Stones Throw 2022) propicia una audición deliciosa gracias la variedad, concisión y cualidad de sus sonidos. Tras una ya conocida y excelente “Home Maker”, está “NBPQ (Topless)” con sus cambios de ambientación, coproducida con Totally Enormous Extinct Dinosaurs (otras lo están con Simon On The Moon, y casi todas con Ben Dickey). En una composición Parks puede mostrarse etérea y florida a la vez (“Ciara”) mientras en la siguiente (la corta “Selfish Soul”) apela a un groove vintage de épica exultante. Y tanto da si proyecta sentimientos en el marco de una noche lluviosa de Amsterdam a punto de perder un vuelo (“Loyal”) o describiendo relaciones con niños ricos con tentaciones de hacer un “Born To Run” (“CheviS 10”), porque lo que maravilla es la diversidad de las bases, todas tan coloridas (“Copycat”, “TDLY”) sobre las que la violinista ejecuta su discurso, defendiendo en “Do Your Thing (Refreshing Springs)” el derecho a tocar por instinto sin someterse a la lectura de un pentagrama.

La sensación final es de incredulidad ante su pragmatismo. Hace fácil lo difícil pese a la aparente complejidad y, cuando se queda en un marco sencillo como “Freakalizer”, lo convierte en encantador sin renunciar a la elegancia, clavándonos para siempre en la memoria una cadencia precisa, la de “Milk Me”, ensalzando la exuberancia sexual. And yes, Britt, you are good enough. In fact, much more than good enough.