Falleció en San Sebastián a los setenta y cuatro años. Su música puede ser definida como una combinación de tradición, poesía y experimentalismo, al estilo de los cantautores de las décadas de los 60 y 70, pero dotado de un fuerte toque personal y una voz muy particular. Su obra combina viejas canciones populares reinterpretadas con un estilo más moderno, poesías musicadas de autores como Bertolt Brecht y composiciones propias. Mención aparte merecen sus Lekeitioak, canciones experimentales a base de gritos y sonidos onomatopéyicos.

Hace unos años Ibon Errazkin: escribió este texto sobre él: “Mikel Laboa ha grabado decenas de canciones sobre estos temas: el paisaje vasco, la añoranza del paisaje vasco y -lo más llamativo para mí- la figura de la madre. De la importancia que tengan para cada uno estos asuntos dependerá el grado de identificación que se llegue a alcanzar con esas canciones. Y a mí, personalmente, todo ese mundo me resulta de lo más cercano. Luego está la música: las canciones de Mikel Laboa giran en torno a unos cuantos acordes básicos de guitarra, tocados de una manera a veces un poco rudimentaria pero siempre muy expresiva (pienso en la introducción de “Baztan” o en esas cuerdas mal pisadas de “Gure oroitzapenak”, para mí preferibles a todos los virtuosismos del mundo). De su voz y su forma de cantar se podría decir algo parecido. La música de Mikel Laboa me hace pensar a veces en los discos que grabó Caetano Veloso durante su exilio en Londres. El grupo “Ez dok amairu” ya ha sido comparado alguna vez con los tropicalistas -yo no estoy lo bastante informado como para entrar en ese tema-. Pero sí creo que discos como “Transa” y “14″ transmiten una misma sensación de nostalgia aguda, casi desquiciante, y en según qué momentos su escucha puede ser una experiencia dolorosa. También me han contado que Mikel Laboa, al igual que Caetano Veloso, es un poco médium (¿o un poco ventrílocuo?) en las actuaciones. Si algún día llego a verlo en directo lo comprobaré yo mismo; mientras tanto, me conformaré con seguir escuchando sus discos.”