payday loans
2018: cabos sueltos (12)
12.03.2019

“Out Of The Blue” (Boz Scaggs). En la última entrega de su trilogía dedicada al blues, este veterano maestro vuelve a impartir una clase de señorío vocal. Más blues que nunca, interpretado junto a los músicos de sesión más experimentados que uno pueda imaginarse -la sabiduría de Jim Keltner o Willie Weeks no necesita presentación, ni la de Jim Cox, Ralph Parker Jr o Charlie Sexton-, este compendio de versiones -cuatro compuestas por Jack Walroth, su amigo de los tiempos de Steve Miller, dos de Don Robey, una de Jimmy Reed- se culmina con una lectura monstruosa de “On The Beach” de Neil Young. Entre las resonancias de ésta y las largas de Angel Olsen en “My Woman” podría situarse la esencia emocional del género. Big boss Boz.

“America´s Child” (Shemekia Copeland). Mezcla de soul y rhythm & blues de marcado talante sureño gracias a músicos presentes como Steve Cropper -el de MG´s y Stax-, Al Perkins, Emmylou Harris y Will Kimbrough (también otra vez productor). En los temas punzantes (“Ain´t Got Time For Hate”) es como si una mujer de color tocase con Ry Cooder. [Más…]

2018: cabos sueltos (11)
11.03.2019

“Future Me Hates Me” (The Beths). La denominación como signo de fiabilidad. Grupo rock indie -que con voz femenina deviene indiepop- de Nueva Zelanda. Nada nuevo, solo destacar la calidad de las piezas que es la que consigue hacer encariñarnos con ellas. Pueden ser más fogosas (“Uptown Girl”) o buscar el equilibrio perfecto entre vitalidad, adrenalina y melodía (“Future Me Hates Me”, “Little Death”), lo importante es desprender la sensación de que se consigue. Porque nada mejor que demostrar fuerza y a la vez vulnerabilidad hasta dar con una de las canciones más radiantes del año: con “Happy Unhappy” reímos, bailamos y a la par se nos ablanda el corazón.

“Silver Dollar Moment” (The Orielles). Quienes están saturados del indie pop al cabo de tantos años, se preguntan qué diferencias ve el aficionado entre un grupo y otro. No mucho, la verdad, sobre todo los de voz femenina. Pero un disco de The Orielles se distingue de uno de The Beths por la manera de abordar una melodía y empujar un estribillo (aquí ejemplares “Old Stuff, New Glass”, “Sunflower Seeds” y “Let Your Dog Tooth Grow” de una tirada). [Más…]

2018: cabos sueltos (10)
08.03.2019

“re:member” (Ólafur Arnalds). Solo pensar que es islandés y trabaja con la electrónica desde una educación de piano, como su amigo Nils Frahm, ya predispone: la música de Ólafur no puede ser más que un derroche de belleza invernal. Escucharla es entrar en una fase de humor especial, introspectivo, al acecho de que cada tecla que se pulse nos hará sentir un tibio escalofrío pensando en un paisaje nevado en el exterior. Interiorismo en las formas y en los sentidos. Sobre todo cuando este espíritu de reclusión invernal se deja manipular por un fondo rítmico escondido en “re:member” tipo Jamie XX. Se trata precisamente de combinar las dos sensaciones: el piano de recogimiento de “saman” frente a lo repetitivo exultante de “ekki hugsa”, entre el paisajismo floral (“inconsist”), la grandeza orquestal (“partial”) y la magna introspección (“nyepi”, seguramente dedicada al Día Del Silencio balinés y su espiritualidad singular). ¡¡Qué maravilla!!

“All Melody” (Nils Frahm). Verle y escucharle este año en directo, cercado por sus teclados cual Keith Emerson o Rick Wakeman hace medio siglo, ha sido una experiencia única. Nils sin embargo no hurga en el sinfonismo virtuosista espectacular sino en otro tipo de plasticidad. Texturas distintas a base de suponer capas de secuencias. Puede ser más aislacionista (“My Friend The Forest”) o utilizar el pipe organ como elemento de percusión (“All Melody”, “Kaleidoscope”) con un repiqueteo hipnótico muy particular. [Más…]

2018: cabos sueltos (9)
07.03.2019

“On Dark Horses” (Emma Ruth Rundle). Podría parecer que en 2018 las mujeres con discos famosos ya han copado todos los espacios posibles. El de esta californiana operando en Kentucky desde Louisville no obstante ha estado poco transitado. Una suerte de slowcore que mezcla arpegios de cristal con guitarras tórridas -¿PJ meets Olsen?- cuyo discurso catártico bucea en aguas oscuras inquietantes (produce Kevin Ratterman, asiduo de Jim James). La soledad de arpegios como los de “Apathy On The Indiana Border” incrementa la ansiedad cuando entra la percusión y el lamento de ella; las descargas eléctricas saltan por doquier desde el inicio con “Fever Dreams”. Acordes dramáticos, desgarradores -cual Low desbravados- con un punto gótico si la acompaña una voz masculina (“Light Song”). Y con epílogo de belleza Mazzy Star (“You Don´t Have To Cry”). Acciones en alza. Compren.

“LUMP” (LUMP). Laura Marling en formato folk nunca ha sido de mis preferidas. Reconozco sin embargo que en esta otra proyección, con fondo electrónico a cargo de Mike Lindsay de Tunng, ha hecho pleno. Su voz envuelve de manera especial con teclados. Debería compararse con Sylvan Esso aunque éstos son más físicos. Laura aquí disfruta de la introspección -deslavazada y hermosa- en “Late To The Flight”, confirmando las ganas de explorar en “May I Be The Light”. La perla del lote -y una de las del año- llega en “Shake Your Shelter”: [Más…]

2018: cabos sueltos (8)
06.03.2019

“Wanderer” (Cat Power). Largo silencio de cinco años por causas diversas roto con esta grabación de plenitud, donde todo es sencillo y directo en lo básico: prioridad a la emoción a menudo tan solo con voz, guitarra y piano como armas. Sobre todo inspirada en el apartado vocal, Chan se muestra obsesivamente reivindicativa en “Woman” -con Lana Del Rey- mientras se somete a los rigores de la desazón (“In Your Face”), el fatalismo (“Nothing Really Matters”), el drama con acento latino (“Me Voy”) o la impactante desnudez de la versión de “Stay” de Rhianna. Un destacable momento de aparente felicidad viene en la versión que cierra la edición deluxe, “What The World Needs Now” de Bacharach & David.

“Childqueen” (Kadhja Bonet). Discos así solo pueden surgir de California. Cantautora que lo hace casi todo, dentro de una ambientación sedosa que ni es soul ni tripocalia. Su voz diáfana y delicada se rodea de arreglos pastorales -cuerdas, flauta- con ligerísimos matices de psicodelia suave y sophistisoul. “Childqueen” suena a música del Isaac hayes más nocturno cantada por ángeles. [Más…]

« Entradas anteriores   Siguientes entradas »

You can buy steroids online! Buy winstrol and other steroids on safe place.