can i take co codamol with amitriptyline can i take lasix to lose weight will my doctor give me phentermine what clindamycin hcl 150 mg used for can you take imitrex with mucinex d
payday loans

Llegué con Nuria Graham enfrascada en su folk voluble con tintes psicodélicos. A ratos me recordó el radio de acción de Ryley Walker. Quizás así hubiese sonado una Joni Mitchell adolescente de haber nacido tras el impacto de Nirvana.
“Thank you for flying Montero today / You got a first-class ticket going all the way”. La sorpresa de Montero no está tanto en la accesibilidad de los estribillos como en su luminosidad. Australiano con aire de Fernando Tejero rodeado de músicos griegos con apego por baladas italianas, haciendo de Destroyer amanerado. Con una pizca de Jarvis Cocker. Y lejos de la órbita anglosajona. ¡Qué bien se está lejos del hype! [Más…]

Empecé la jornada con la segunda mitad de la oferta de pop ágil y vibrante de El Último Vecino, muy estimados por aquí. Y a continuación primera gran alegría. Con Waxahatchee comparece su hermana Allison Crutchfield, otra que debería gozar de mayor proyección. Vestida de rojo, se confina en un rol gregario que me mantiene absorto. Curioso, al igual que la mayoría de grupos femeninos -salvo excepciones como Haim después-, la presencia masiva de guitarras -a veces tres- se centra más en la rítmica que en los solos.
La propuesta entre lo occidental y lo africano que ultimamente propone Oumou Sangaré es un cañón. Lo de Mali -ngoni incluido- llevado a la pista de baile, y añadiendo pespuntes de guitarra nerviosa tipo Songhoy Blues. La pedagogía del trance con instrumentación moderna y accesible gracias a la complicidad de los músicos y dos voces de acompañamiento femeninas que, además de hacer las funciones obreras para la abeja reina Oumou, diosa impresionante en su vestido largo blanco, regalan ese ejercicio de energía contagiosa que anima cualquier festival. [Más…]

Se inicia la excursión anual con Nat Simons desplegando su rock educado en los distintos ramales de la americana con retintín eléctrico (tipo Elizabeth Cook). Puede llegar a mezclar sutilmente Linda Ronstadt, Fleetwood Mac y Ennio Morricone sin inmutarse gracias al respaldo discográfico de Gary Louris y M.C Taylor. Mucho menos florida apareció Vagabon -con su voz femenina de rugosidad africana, guitarra, laptop, una bajista y un percusionista- destilando arpegios sentidos de eléctrica. Nerviosa y con un problema en los pedales, su set duró tan solo 25 minutos, poco más de la mitad de los previstos. Los aproveché para echar un vistazo a los últimos minutos de The Zephyr Bones, a ratos con una intensidad similar a DIIV.
El motivo para desembarcar pronto el jueves tenía nombre propio: Ezra Furman. La verdad es que el sol no le hizo justicia al maquillaje del norteamericano, que acabó descocado -le pega- bajo el color negro de la vestimenta -resto de la banda de blanco: una suerte de E Street Band low cost- tras su collar de perlas. La música va quebrándose para acentuar la narrativa queer, yendo de menos a más y calentando el ambiente con las piezas mejor recibidas, como “I Lost My Innocence”, una versión de Kate Bush (“Hounds Of Love”), “Love You So Bad” y “Suck The Blood From My Wound”. [Más…]

Regresé justo a tiempo, tras el exhaustivo control de bolsas a la entrada -a las autoridades australianas les parece bien que solo se droguen los aborígenes urbanos homeless-, para pulsar furtivamente cinco minutos de la épica contenida en la voz femenina de Amy Shark. Cerquita, Rolling Blackouts C.F, con las tres guitarras al frente -dos primos, dos hermanos: banda familiar-, ejecutaron mayormente las piezas de su indispensable EP “The French Press”, así como el nuevo single “Mainland”. Se les espera el primer álbum pronto, pero mientras tanto los asistentes nos dimos un buen baño entre las cenefas de juegos de guitarras bien trenzados, onda Feelies con adrenalina de intensidad transoceánica. Tanto el bajista de Cable Ties como sus dos compañeras al lado mío parecían conocer cada sílaba de los textos de las canciones. Más festivalera era la propuesta de Wolf Alice, por el diseño de las canciones y la actitud. Las bandas británicas suplen algunas carencias con trucos que funcionan muy bien sobre la tarima, desde el vestido rosa salmón de una delgada Ellie Rowsell hasta los movimientos de los instrumentistas. Y no es que el rock & roll sea un circo y precise de sobreactuación: está en la manera de vivir esta cultura desde pequeños. Furia controlada, algún guiño a los altibajos sonoros de Pixies, y más ruido que nueces en una de las agrupaciones triunfadoras del 2017. Desde lejos “Don´t Delete The Kisses” y “Bros” me llegaron distantes y carentes de los matices que las hacen tan contundentes en estudio.
Descarté el tramo final de Wolf Alice porque me parecía, como en efecto así fue, mucho más interesante la propuesta de Aldous Harding. [Más…]

¿Qué hacer durante una semana entera en Perth? La ciudad es tranquila, con una zona nocturna en Northbridge que a las diez entre semana ya languidece, incluso mientras alberga el festival de verano Fringe. Además de bañarse en playas cercanas como la hermosa Cottesloe, se contempla la posibilidad de alquilar un coche tres días para visitar la zona vinícola de Margaret River y la costa de Busselton (sur) o el desierto de Pinnacles (norte). Pero es sábado y hay hambre de ambiente cosmopolita.
Me aconsejaron Fremantle, villa colonial victoriana -y residencia de San Cisco- a 20 km en tren siguiendo la costa meridional. Muchos establecimientos de restauración, una playa asequible con autobuses gratuitos -South Beach- y una visita a la cárcel. La segunda sorpresa agradable del viaje casi me produce un desmayo al leer el flyer allí. Al día siguiente estaba previsto el festival Laneway en la explanada de la ciudad. Cuando vi el cartel, pensé que era una de las personas más afortunadas del planeta. ¿Cómo podía juntarse a semejante cantidad de músicos que me gustan en una misma jornada y que yo, que pasaba casualmente por allí sin información previa, tuviese el privilegio de asistir? Aún me hago cruces. [Más…]

« Entradas anteriores  

You can buy steroids online! Buy winstrol and other steroids on safe place.