how to eat healthy while taking coumadin what happens if you take 160 mg of prozac which wellbutrin makes you lose weight what happens if you snort metformin xanax how much to get addicted
payday loans

Veer reeditado “Así Duele Un Verano” (Acuarela 1998) de Migala y escucharlo veinte años después, más allá del bienvenido remasterizado de Juan Hidalgo, supone una inyección de sensibilidad que surca los meandros del tiempo real y los de nuestra cada vez más destartalada memoria. Pocos discos encontraremos en la historia musical española que dejaron semejante poso de emociones en su radio de acción, y que perduran en los recuerdos de todo un colectivo.
Aunque su híbrido cuele como inclasificable, sigue algunos patrones musicales indies de aquellos días. El post rock de Mogwai de refilón, o el slowcore dulce de Low. Pero sobre todo se nutre de las infinitas posibilidades sensoriales de la combinación entre música sedada y madrugada bajo la batuta de una voz grave. Lo que esbozaban Tindersticks pero exploraban en libertada noctámbula Lambchop. [Más…]

 
En un periodo relativamente corto, el britpop pasó de ser un estilo adorado a uno vilipendiado; el que media entre 1995 y 1996. Así, los grupos surgidos a partir de 1995 lo tuvieron más difícil a la hora de recibir alabanzas -a veces exageradas- y a muchos se les trató -justa o injustamente: es cierto que buena parte de ellos no aportaba savia nueva- con recelo excesivo.

Longpigs es un buen ejemplo de la decadencia mediática del género. De haberse publicado “The Sun Is Often Out” (Mother 1996) tres años antes, se le habría endiosado con los resortes típicos de la prensa musical británica. Pero en 1996, como en el circo romano, tocaba pulgar hacia abajo. [Más…]

Plantman
12.12.2018

Uno de los mayores placeres para un aficionado a la música es descubrir un grupo nuevo, entusiasmarse, y proceder al rastreo del pasado discográfico de sus miembros. Si además da con un filón, ha conseguido el pleno. Este año me ha sucedido con Ghost Music tras caer en las redes de “I was Hoping You´d Pass By Here”.
Dos nombres emanaban de la biografía del grupo: Beatglider y Plantman. En el primero, Matt Randall y Lee Hall destripaban su veta eléctrica donde primaba lo telúrico sobre lo melódico. En cambio Plantman, un proyecto mucho más contemplativo y acústico de Randall junto a Adam Radmall (y Bryan Styles), irradiaba ternura otoñal. Para que nos entendamos sin tomar la comparación al pie de la letra, si Beatglider eran Slowdive, Plantman serían un punto intermedio entre Mojave 3 y Neil Halstead en solitario. [Más…]

Antes de que Sublime Frequencies llamase la atención de occidente en 2014 con recopilaciones de varias épocas y estilos de la música del sudeste asiático -entre otras “Thai Pop Spectacular”, “Ethnic Minority Music Of Southern Laos” o la serie “Molam: Thai Country Groove From Isan”- ya existían productos documentando una de las etapas más brillantes y reveladora de la música tailandesa. Uno de recomendación obligatoria es “The Sound Of Siam: Leftfield Luk Thung, Jazz & Molam In Thailand 1964-1975” (Soundway 2010).
Repasando históricamente, la música thai empezó a ganarse una nomenclatura propia a principios del siglo XX, gracias a los bardos y orquestinas asociados a los festejos de las familias reales en un estilo denominado ramwong, que evolucionó como música popular -y que algún thai me corrija si me equivoco- ya con el nombre de thai sakor paralelamente al molam, variante rural practicada en el sur de Laos y en la Tailandia campesina del centro y del norte. El thai sakor a principios de la segunda mitad de siglo se deriva en lo que se denominó luk thung rural y luk thung urbano; ambos estilos parientes reflejan la vida del campo o la de quienes de allí emigraron asentándose entre la capa menos favorecida de la capital (vendedores de mercado, taxistas, etc, con destellos light de resistencia política: incluso no hace tanto surgió un luk thung electrónico). La época dorada coincidió con la de los grandes cambios musicales en las sociedades occidentales hace 50 años. [Más…]

En el apartado de la S de mi humilde base de datos, durante la primera mitad de los 90 dos nombres abarcaban numerosa información sin encender mi apetito por escucharlos: Swervedriver y Slowdive. Tras las consabidas rectificaciones posteriores con los segundos por parte del mundo mundial, se ha de dejar constancia de la máxima que conlleva esta lección. Has de escuchar todo y decidir por ti mismo, pues no era lógico haber pasado por alto a un grupo cuya obra -al igual que en su día Genesis con el rock sinfónico, con idéntica devoción por la `gran música´ tal como la definieron The Waterboys: someterse a la melodía magnificando las formas- dignificaba un subgénero, en este caso el shoegaze. [Más…]

« Entradas anteriores  

You can buy steroids online! Buy winstrol and other steroids on safe place.