Jade Hairpins

Muchos años atrás, allá por los tiempos de Miracle Fortress con “Five Roses” o Wolf Parade con “Apologies To The Queen Mary”, llegué a la conclusión que a veces prefería más la manera de hacer canadiense humanizando sus influencias que éstas en sí. Aquellos discos pulían las aristas de Animal Collective y Talking Heads respectivamente hasta dejar aflorar la bondad de su belleza.
Me sucede lo mismo -y con las mismas influencias- con Jade Hairpins, también canadienses. Mike Haliechuk y Jonah Falco, ambos de Fucked Up -ya citados hace poco en el post de Daniel Romano-, han reclutado a Tamsin M. Leach y Jack Goldstein para el álbum “Harmony Avenue” (Merge 2020) de la mano de Alex Gamble (mezclador de distintas variantes canadienses: Fucked Up, Alvvays, Bruce Cockburn, Great Lake Swimmers, The Rural Alberta Advantage).
Se arranca con la locura Collective electrónica subida a la ola de Beach Boys de “J Terrapin” (después reaparecerá la textura vocal deliciosa en “Dolly Dream”) para poco a poco adentrarse en terrenos funk y pop (“Yesterdang” es Talking heads sin percusiones protagonistas) con juegos de guitarras divertidos (“Father Coin”), frescura punk (casi a lo Architecture In Helsinki en “Don´t Break My Devotion”) y apaños tropicales veraniegos diurnos (desde ángulo Vampire Weekend en “Broadstairs Beach”) o ya más nocturnos fiesteros, con un cruzado de referentes en “Post No Bill” y “Motherman” centrados en el triángulo Talking Heads/Madchester/New Order.
Para entendernos y situar la música de Jade Hairpins en el contexto del mercado y las cualidades que atesora, “Harmony Avenue” es tan recomendable como “The New Abnormal” de The Strokes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *