Animal Collective

Animal CollectiveEl primer impulso al escuchar “Strawberry Jam” (Domino 2007) es compararlo con “Person Pitch” de Panda Bear sin caer en la cuenta que, pese a las similitudes obvias debido al parentesco, no son la misma entidad: se ha de comparar con “Feels” (Fat Cat 2005), el disco anterior de Animal Collective. Recordando de manera un tanto abstracta, éste era pura explosión. De alegría –“Turn Into Something”-, de júbilo –“Did You See The Words”- y de mística –“Loch Raven”-, con un pie en la fantasía y otro en el éxtasis.

La intro del nuevo álbum es tan buena como la de “Feels”, con el orden tras el caos, la felicidad y –como dos años atrás en “Grass”- los latigazos sonoros. Sin embargo la pieza inicial, también bautizada “Strawberry Jam”, tiene escondido algo más de canción: de Dylan. Sigue siendo una banda de sonido a veces demasiado convulso –las andanadas de “Unsolved Mysteries” y “Cuckoo Cuckoo” se controlan a duras penas- que persigue la obra de belleza perfecta –casi
lo consiguen con “Chores”- sin reparar en el método: me gustaría encontrar otro ejemplo de pragmatismo tan esquemático como “Fireworks #1”, donde con un simple de teclado y la superposición de voces consiguen el billete al cielo. Tan solo la pérdida del factor sorpresa -¿algún día serán Animal Collective predecibles?- y la inconmensurable pasión de “Person Pitch” –que además se publicó antes- le restan a “Strawberry Jam” una fracción infinitesimal de su atractivo.

13 comentarios en «Animal Collective»

  1. Parece que la mayoría de las canciones son responsabilidad principalmente de Avey Tare, eso lo distancia del disco de Panda Bear. Pero sí, yo tampoco pude evitar comparar «Strawberry Jam» con «Person Pitch».

    Por cierto, gustándome como me gustan, una vez leí en el pitchfork que al grupo al que realmente se parecen Animal Collective es a los Genesis de cuando estaba Peter Gabriel por ahí… interesante y maligna comparación que no me puedo quitar de la cabeza, je.

  2. Los Genesis de P. Gabriel eran grandes.
    Me da que Ivan y Nico o son muy jovenes o no conocen muy bien la obra de Genesis.
    Veremos que opinan vuestros hijos de Animal Collective dentro de 25 años! ¿ será su sonido tan moderno?!

  3. Yo era, y sigo siendo, un devoto de la obra de Genesis mientras estuvo Gabriel en sus filas, tanto la grabada como en directo. Y no me avergüenzo de ello, muy al revés. Algún día habrá que reivindicarlos en los papeles,todo llegará: cuando se dignen a reeditar esta etapa y no la que han reeditado.

  4. Hum… ¡ojo!, queyo simplemente he dicho que la comparación es maligna, no que me parezca bien o mal. Efectivamente, soy un jovenzuelo, ni siquiera había nacido cuando Gabriel dejó Genesis, a pesar de lo cual tengo el primero de Peter Gabriel en vinilo y el resto en cd original (cada dos o tres semanas me planteo hablar de él en mi blog, pero todavía no estoy seguro de si es alguien que merece ser reivindicado o un guilty pleasure). De Genesis el único que tengo original es el The Lion Lies Down at Broadway, pero lo he escuchado casi todo. Es decir, joven pero con conocimiento de causa ¿eh? 😀

    Ahora bien, es cierto que mi generación ha heredado o se ha creado la idea de que TODO lo relacionado con Genesis es la antítesis del buen gusto, y a cambiar eso no creo que ayuden unas portadas un tanto difíciles -como algunas de Animal Collective, «Feels» por ejemplo. Ambos grupos tienen en común ese punto caprichoso-infantil-psicodélico que está muy bien pero que es un gusto adquirido. Me quedo con lo que dice Ángel, ¿qué pensaremos en 25 años de Animal Collective? ¿qué pensarán nuestros hijos????!!!
    Un saludo!

  5. Para según qué situaciones musicales, tu condición de «jovenzuelo» es una ventaja sobre los «maduros experimentados» que ya tenemos demasiado fijados nuestros parámetros. Por cierto, interesante la comparación de «Animals» de Pink Floyd con «In Rainbows» de Radiohead en tu blog, aunque aún no he escuchado el disco.

  6. Tema de Genesis a parte – nunca me gustaron demasiado – de Animal Collective solo conocía Feels. Ahora mismo estoy repasandolo. Es un disco «majico» pero un poco simplón. Bastante lleno de truquillos.
    Pero esos discos me gustan. Me alegran la mañana, cuando la ciudad está todavía oscura y salgo de Glorias para cojer la autopista.
    Y eso si, la entrada de Did you see the words invita a escuchar el disco entero.
    Como confio en DSM, creo que voy a pasarme por la ITMS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *