Daudi Matsiko

Algún que otro pilar del rock se sustenta gracias a la depresión de los artistas. No sabría por dónde empezar en mi escala de favoritos, ni cuándo se inició la saga. ¿En “Berlin” de Lou Reed? Desde entonces han florecido obras que han lidiado con el tema, a veces debido a un estado de ánimo continuado y otras debido a un suceso que sacudió sus vidas: Mark Eitzel, Mark Linkous, Phil Elverum, Nick Cave, etc.
La sintomatología de Daudi Matsiko no es de ayer. Ya su primer álbum se tituló “An Introduction To Failure” (2017), y este “The King Of Misery” (2024) intenta certificar la naturaleza del compositor, tal vez acentuada con otros problemas colaterales como el hecho de ser ugandés en Gran Bretaña.
Estamos ante un trabajo de instrumentación precaria, con Daudi vocalizando a menudo con la voz doblada como Sufjan Stevens, acompañado tan solo por una guitarra acústica con fingerpick acuático. Va del minimalismo terminal del arranque de “I Need You To Stop Calling My Phone” –después, al cabo de minuto y medio, otros instrumentos muestran tímidamente señales de vida- al dramatismo quedo de una “King Of Misery” donde cada nota de piano presagia el colapso, o a su voz sepultada ante el hilo de teclado de “Hymn”. Y en “Annihilation” utiliza la misma técnica de filtración vocal que Sparklehorse, también con el armonio empastando la precariedad.
Menos mal que me ha pillado en un día optimista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *