Royel Otis

De Sydney pero reubicados en UK, Royel Modell y Otis Pavlovic –Royel Otis- son dos grandes rastreadores de estribillos cuya pátina australiana no les impide incrustarse con eficacia en estructuras británicas, avalados por la experiencia productora de Dan Carey en Pratts & Pain” (Ourness 2024).

Para los recién llegados, la primera impresión es la de unos Talking Heads con soda en “Adored” y “Field Rice”, la segunda ya dejando constancia del meneo veraniego. Este indie de luminosidad psicótica estival ganará terreno a lo largo del disco hasta convertirse en marca de la casa, sea más robótico (“IHYSM”), más hooligan (“Sonic Blue”), de combustión más firme (tintes psicodélicos en una “Velvet” con el sobrino de Carey a la percusión), festiva (“Big Ciggie”), logrando su cénit tras la sinuosa “Molly” –única lenta- gracias al impulso entre New Order y The Cure del bajo de “Daisy Chain” y “Glory To Glory” y a las tonadas excelsas de “Sofa King” y “Always Always” (así como la previa “Heading For The Door”).

Podría ser el disco obviado injustamente por intrascendente. El hecho de que consiga hacer colar lo instantáneo –o sea pop- en esferas de rock sin embargo valida su existencia. Cuando no puedas quitarte de la cabeza doce de estas trece canciones, me dices.

3 comentarios en «Royel Otis»

  1. Comparto plenamente David, estoy obsesionado con este disco . Aprovecho para preguntarte: ¿controlas Soft Loft? Son suizos… para mí es uno de los discos del año. Si no los has escuchado, te va a encantar. Me dices. Abrazooo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *