«Hot Rats» (Frank Zappa, 1969)

¿Qué tiene en común Frank Zappa con Iron And Wine? Menos que Zappa con Frank Sinatra o Ray Conniff (los tres utilizaron al percusionista John Guerin). De hecho son comparaciones frugales que se producen casi como un deja vu escuchando música: en un instante muy determinado de “Your Fake Name Is Good Enough For Me” de Sam Beam, el tipo de agudos de los vientos me recordó los de Ian Underwood en “Hot Rats” (Bizarre 1969). Me viene mucho a la memoria últimamente este álbum histórico. No hace demasiados meses, Andreu Buenafuente se enzarzó en un monólogo con la traducción de proxeneta en inglés. Como no la conocía, es evidente que tampoco conocía la canción “Willie The Pimp”, porque es una de las primeras cosas que corres a buscar –el significado de pimp– cuando la escuchas. El otro recordatorio –mucho más triste- viene también propiciado por esta canción, porque atañe a la recién fallecida voz que canta su texto escueto, la de Captain Beefheart.

La primera vez que escuché la voz de Frank Zappa era yo casi un crío. Mi primo mayor tenía un poster en su cuarto con un tipo peludo sentado en una taza de WC, y ése fue el nombre que salió de su boca cuando pregunté quién era semejante guarro. Quince años después Frank iba a ser el primer ídolo importante con el que cruzaría unas palabras cara a cara. No era mi primera entrevista, pero sí la primera con alguien que me había hecho comprar diez álbumes suyos. Fue una rueda de prensa, y me tembló la mano al levantarla para hacerle un par de preguntas (Rock Espezial nº 37 y 38, septiembre y octubre de 1984).

La fama gamberra de Frank Zappa junto a The Mothers Of Invention fue ganada a pulso desde “Freak Out” (la utilización del término freak nunca mejor empleada). Entre el humor y los excesos, nos estaba aleccionando en el imposible arte de reírnos de nosotros mismos y del sistema. Mientras unos posaban desnudos cogidos de la mano o se encamaban pidiendo la paz, otros se mostraban al mundo cagando. Tanta polémica sin embargo eclipsaba su naturaleza como músico. “Hot Rats”, primer álbum suyo que escuché, me dejó completamente descolocado; ni una frase impertinente, casi enteramente instrumental, basado en temas de desarrollo largos. ¿Otra diablura más? La respuesta estaba en el mismo enunciado. Hot Rats by Frank Zappa. Aquello no eran Las Madres De La Invención.

Yo siempre he considerado dos formas distintas para aproximarse a un álbum tan particular como éste. La primera es la del Zappa guitarrista y la aceptación de la desmesura que rodeaba a este instrumento en 1969. Desde que le escuché morder por primera vez, tuve la sensación de que me iba a gustar más que otros nombres famosos entonces. Frank tenía una ventaja sobre Eric Clapton, blanco que miraba al blues negro, y sobre Jimi Hendrix, mestizo que miraba al blues negro. Sus referentes eran muchísimo más variados, de modo que sus pedales también. No podía hilvanar un punteo tan fino como Clapton ni un gemido de wah wah tan hiriente como Hendrix. Pero su wah wah era igual de elocuente –paradójicamente sin tener que imitar la voz humana- y su variedad con los solos –por los referentes de clásica y jazz– bastante mayor. De hecho, si le aguanto dobles y hasta triples álbumes instrumentales, no puedo negar que ha sido mi guitarrista favorito.

La segunda aproximación a “Hot Rats” debe hacerse desde la aceptación de otro tipo de desmesuras de 1969, las de los músicos ansiosos de experimentar, de mezclar géneros. La fusión. Desde las primeras notas de la increíble “Peaches in Regalia”, el mensaje llega nítido. Instrumental corto con estructura difusa entre la música de cámara –después de hacer migas con Zubin Mehta, el californiano se llenaría la boca con Varèse y Boulez– y el jazz. También se repetirá, con aires morunos, abriendo la segunda cara “Little Umbrellas”. El resto son temas largos repletos mayormente de solos de Zappa y, en menor cantidad, de otros de los fantásticos músicos que le acompañan. Porque “Hot Rats” es más que “Willie The Pimp” y la estrofa cantada por Captain Beefheart. Es el violín de Don “Sugarcane” Harris, así como el de Jean Luc Ponty. O las percusiones de John Guerin y Paul Humphrey. O los bajistas Max Bennett y Shuggy Otis. O la del -supuestamente no acreditado- guitarrista Lowell George de Little Feat. Y sobre todo es “Hot rats” obra de su mano derecha Ian Underwood. El encargado de de ensamblarlo todo con sus teclados y sus vientos, de crear espacios, de llenarlos, de marcar los tiempos, de dar paso a la improvisación y de volver para reintegrar todos los instrumentos a la melodía central. Variedad de recursos –como el diálogo de saxo y violín en “The Gumbo Variations” o las combinaciones de vientos y guitarra en “Son Of Mr. Green Genes”-, ingeniosa, poliforme, multidisciplinar y la sarta extensa de adjetivos cultos consiguiente.

Frank volvió esporádicamente a la fórmula de “Hot Rats”, con otros músicos –en “Waka Jawaka” cuenta con el percusionista británico Aynsley Dunbar, que también deslumbraba en “Pin Ups” de David Bowie y “Berlin” de Lou Reed– sin descuidar esta corriente humorística corrosiva –como cumbre madura “Don´t You Eat That Yellow Snow” y el álbum “Apostrophe”– que, juntas, como las dos manos que se lavan la cara, le consiguieron la etiqueta de genio.

14 comentarios en ««Hot Rats» (Frank Zappa, 1969)»

  1. Aquí David volviste a tocarme la fibra mas intima. Monumental obra escuchada mil y una vez , impresiona su grandiosidad , su virtuosismo instrumental y el salto que supone en el tiempo(me recuerda al mismo salto que dio in the Court of crimson king en Inglaterra el mismo año). Escuchandolo ahora no envejece y es una de las obras maestras mas importantes de todos los tiempos ,por cierto que gran portada para redondear el trabajo.

  2. Una puntualización: Escribo Shuggy (Otis) en vez de Shuggie porque es así como está escrito en la funda interior del disco (al menos de mi copia, que es la original italiana).

  3. Zappa era un tremendo guitarrista, efectivamente, pero mucho me da que sin los arreglos de Underwood, su guitarra no hubiese dado tanto de sí… De ahí que personalmente yo no lo anteponga a Hendrix.

    Por cierto, ¿el tema guitarristas favoritos se ha tocado ya por aquí?

  4. Alguna vez, A.
    Descúbrete.
    Verlaine y Robin Guthrie para toda época y momento.
    Loren Connors me deparará aún más satisfacciones.
    Nunca pude con Derek Bailey.

  5. Los cuatro que dices me encantan (Bailey me ganó cuando lo vi en directo, no antes), pero si empezamos, no acabamos…

    Rowland S. Howard
    Baden Powell
    Arto Lindsay
    Jeff Buckley
    Dave Santiago
    Marc Ribot
    Gareth Liddiard
    Mark Tranmer
    Vini Reilly
    David Gavurin
    Curt Kirkwood
    Son House
    Ben Greenberg
    Chris Spencer
    Matt Pike
    Blixa Bargeld
    Alan Sparhawk
    Keiji Haino
    Susan Alcorn (bueno, ésta «sólo» le da al slide)
    Lenny Santos
    Greg Ginn
    Rikk Agnew
    Bill Orcutt
    Ryan Seaton
    Varios de los que andaron con Beefheart (Lucas, Zoot Horn Rollo, etc.)
    Fred Frith
    El guitarrista de Daniel Darc
    Bruce Russell
    Charlie Looker
    Lawrence de Felt
    Lindsay Buckingham
    Manuel Galbán
    Ron Asheton
    Jandek
    Brian McMahan (¿o era Pajo?)
    Mark Nelson
    Joni Mitchell
    Mark Kozelek
    Robbie Basho
    Neil Michael Hagerty
    Bert Jansch
    Lee Underwood
    Richard Thompson
    Mark Morgan
    Johnny Marr
    Colin Matthews
    Greg Sage…

    Y paro ya que tengo que trabajar.

  6. A, cuando hagas una pausa en el trabajo, agarras 10 de esta lista (o más si te apetece), les escribes un parrafito a cada uno, y subimos el post. ¿Hace?

  7. Soy un diseñador de moda, he creado una página de camisetas superguapa. Entre ellas unas camisetas de homenaje al super agente 86, El Rey, Frank Zappa, …
    Es una tienda online de camisetas molonas. Le he puesto el nombre de “camisetasexclusivas”.
    Yo ya me he cogido una porque son camisetas super exclusivas y la calidad del tejido es magnifica.
    ¿Por qué no le pegas un vistazo y me dices qué te parece? Puedes verla aquí:

    http://www.latostadora.com/camisetasexclusivas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *