2011: 50 Álbumes (1-10)

1- “Gentle Spirit” (Jonathan Wilson). No tanto tomadas las canciones una por una, sino por el estado mental al que se accede escuchando el álbum entero. La California tibia matinal. Fragancias exquisitas, o cuando lo bonito levanta el ánimo. Paradójicamente se llama Wilson y representa a ese estado norteamericano con el mismo apellido pero sin el linaje de otro que aparecerá en listas más reputadas. Más información en este post.

2- “Suck It And See” (Arctic Monkeys). Repito: el día que encadenen en directo non stop, como final de set, las tres –o cuatro- últimas canciones de este álbum, los fabricantes de Viagra anunciarán suspensión de pagos. Valen por todo el resto del disco, el cual tampoco está nada mal. Más información en este post.

3- “Circuital” (My Morning Jacket).No es su mejor trabajo, pero es el que han publicado este año. El que más he escuchado. Y por una razón así de nimia hay que ponerlo bien arriba. Más información en este post.

4- “Let England Shake” (PJ Harvey). Jamás, porque no suelo devorar su música con ansiedad, pensé que vería aquí tan alto el nombre de la británica. Más información en estos posts.

5- “Kaputt” (Destroyer). Mi devoción por Bejar no va a alterarse porque se haya puesto, aunque solo sea para salvar apariencias, traje de gala. Ya que en el interior sigue el mismo mal afeitado de siempre, con el corazón latiendo faldero entre amores mil. Si yo fuera mujer, caería rendida ante su verborrea. Eso sí, le prefería más de Bowie –en “Your Blues” o “Rubies”– que ahora de Steely Dan. Más información en este post.

6- “Torches” (Foster The People). Se equivocan quienes piensan que su único tema de valor es “Pumped Up Kicks”. De hecho, tras medio año de perspectiva, es el más cansino del lote. Descomunal promedio de temas pegadizos para un álbum en principio menor. Más información en este post.

7- “Strange Mercy” (St. Vincent). La vida. El misterio de la vida. O el milagro. Acerca de él han investigado científicos variados –matemáticos, químicos, físicos nucleares, urólogos, ginecólogos-, filósofos, curas, poetas, ministros de economía occidentales y seguidores del Barça. Para que lo comprendiésemos en seguida, de pequeños nos daban una alubia con un algodón en un vaso, o unos gusanos de seda en una caja de zapatillas, graciosos y menudos éstos al principio, aunque malolientes, voraces e hinchados cuando estaban a punto de empezar a hacer …ejem… el capullo. A los aficionados a la música más ateos yo les recomendaría repasar la discografía de St. Vincent si pretenden forjar su propia teoría de la evolución. Dejen de lado a Darwin y pongan tapas bíblicas doradas a su nuevo álbum. Es mi chica 2011. Millas por delante de las otras. Tan femenina, romántica y sensible como dotada de una fuerza –las guitarras- que golpea implacable. Más información en este post.

8- “What Did You Expect From The Vaccines?” (The Vaccines). Ningún otro disco ha captado mejor el sabor añejo del rock & roll durante el 2011, a la par que nos hacía bailar felices. Más información en este post.

9- “I Am Very Far” (Okkervil River). No tan lejos, oiga. Al contrario, esta vez llegan muy cerquita del meollo del placer. Más información en este post.

10- “Go Tell Fire To The Mountain” (WU LYF). Canciones normales no son. Más bien plegarias entonadas a través bramidos magnificados con zarpazos de guitarras extasiadas. Como un Tom Waits pasado de rosca y de rabia bailando al son de Madchester. De lo más comercialmente subversivo del año. Más información en este post.

Muchos preguntarán qué habrá sido de Wilco, Radiohead o Tom Waits entre otros. Los motivos de su ausencia se intentarán explicar en una serie de minilistas durante los próximos días. Chicha a debate para animar el siempre duro mes de enero.

Como se ve, aún no me he suscrito a The Wire.

24 comentarios en «2011: 50 Álbumes (1-10)»

  1. «No es su mejor trabajo, pero es el que han publicado este año».

    🙂

    Por cierto, que tanto como la unanimidad con PJ Harvey me mosquea la que hay con The Sean And Cake. No han salido en ninguna lista.

  2. No soy fan de la PJ, de modo que no ha lugar a sospechas: a mí también me mosquea. Pero en el presente caso no se puede esconder lo obvio.

    Respecto a los montones de buenos discos que no han sido reflejados, los motivos pueden ser tan diversos como el más sencillo: yo al menos no he tenido oportunidad de escuchar el de The Sea And Cake.

  3. El disco de PJ Harvey es el mejor disco del 2011 en 2011. Llama la atención que alguien pueda tener 3 discos esenciales en tres décadas diferentes: 4 track demos (su mejor disco: una cinta), Stories y éste. Me alegra que te acuerdes de Arctic Monkeys, Wu Lyf y Bobby, me hubiera gustado que ‘trataras’ a The National en 2010 como a MMJ en 2011, y al final me voy a tener que escuchar a St. Vincent cuyo disco anterior me pareció nulo, pero lo que dices y que esté tocando She is beyond good and evil… me rindo.

  4. Por cierto, combinando las listas de Cesar y David tenemos una buena panorámica del 2011, aunque hecho en falta a Megafaun, The Wild Swans, White Denim, Bill Wells & Aidan Mofat, y algún otro, pero supongo que las listas no son cerradas y es muy posible que dentro de un mes algún disco que no esta podría estar y viceversa, feliz año.

  5. Megafaun y White Denim saldrán en una serie de listas para completar el 2011 a publicar durante los próximos días.
    En cuanto a St. Vincent, espero que te guste,T.o, porque de lo contrario aún voy a tener yo la culpa 😉
    Y no, Iván, no tengo ganas de reabrir debate sobre Wire; la frase final pretende destacar el hecho de que esta lista solo coincide en una referencia con la revista (PJ). Tampoco es que coincida en demasiadas con Rockdelux: diez si no he contado mal. Algo más con NME(15), Uncut(17) y Mojo(15).

  6. El de The Sea and Cake es, probablemente, mi disco favorito de 2011 (y Lyric, la canción que más me gusta). Entiendo que PJ Harvey cope las zonas altas de las listas porque ha hecho un disco memorable. Pero me alegro por la elección del Señor Wilson, que ha grabado un pedazo de disco. Un tipo humilde que me deslumbró abriendo para Wilco en Donostia.

    Otra debilidad: Dawes.

  7. White Denim han hecho un disco de lo más excitante de 2011. Para mí los cinco más importantes creo que son St Vincent -me encanta lo que dices de ella-, Frank Ocean, White Denim, Destroyer y The Weeknd, todo ello nuevo, fresco y distinto.

  8. Que en una misma lista me encuentre a The Middle East, Other Lives, East River Pipe, James Vincent McMorrow, Yuck, Beirut o My Morning Jacket, entre otros, independientemente del puesto, para mí es una delicia.
    Ausencias para mi extrañas en la lista: The Antlers , Feist y Wilco,.
    Otros que me imagino que no ha escuchado y que encajarían: Treefight For Sunlight ( Bella Union también), The Leisure Society, Gruff Rhys, Deep Dark Woods o Southeast Engine.
    Menciones para grandes temas en discos de Summer Fiction o The Bats…
    Estoy seguro que Mordoh ha disfrutado con todos esos discos, pero es imposible escuchar todo. Los filtros en este sentido son muy importantes y las listas por ejemplo sirven para ello, sin ir más lejos no he escuchado aún a Jonathan Wilson, pero voy a ello.
    Gracias David, un año más!

  9. Cierto, el de Antlers no lo he escuchado aún. Y eso que Hospice era una pasada. Pero me dejó traumatizado. Un poco lo he esquivado pensando que iban a soltarme otro de enfermedades.
    Feist, Wilco, White Denim y Dominant Legs saldrán en listas sectoriales a lo largo de los próximos días, en un intento de afinar con detalles el retrato del 2011.

  10. Como siempre, perfecta selección y muy amplia. Para ser de un autor único está muy currada, ya que los medios suelen jugar a mezclar y agrupar las propuestas de sus colaboradores.

    Echo en falta algunos discos que pensé que podrían entrar en alguna otra categoría, aunque realmente no sean ni clásicos ni intocables, y me refiero a los últimos trabajos de The Bats o de Kate Bush, e incluso el de los Feelies.

    También contaba con discos lo-fi que supuse que nunca entrarían como el de Woods y el estreno de Tennis, pero ya estaban descontados.

    Y en cuanto al orden, me encanta ver tan alto a Jonathan Wilson, St. Vincent o Destroyer, pero en mi podio no falta el de Bon Iver, una delicia que nunca pensé que fuera capaz de conseguir tras el For Emma.

    Muchas gracias por tus listas y por tus continuas propuestas que nos descubren tantas cosas y nos abren los ojos a otras que nos resistimos a ver.

    Saludos, Ignacio

  11. Ignacio, los de Bush, Tennis y Feelies entrarán en algunas de las 13 categorías que, si no me bloqueo, iré colgando hasta casi final de mes (quizás la sección en la que entrarán Feelies no te agrade demasiado). Y el de Bon Iver está un poco bajo en la principal porque, reconociendo sus cualidades, no es un todo terreno: suele ser escuchado con (o buscando) un estado de ánimo determinado.

  12. Ganas le tengo al de Luke Temple (genio) y al de Future Islands (grupazo)… Y por lo que oigo, creo que me entrará también muy bien el de War On Drugs. La sobrada para con nuestro queridísimo Vile creo que podría estar hasta justificada… Aquí os dejo mi mejilla derecha, va.

    Se agradece rastrear la lista y toparse con asuntos tan a priori interesantes como el que se trae entre manos el tal A.A. Bondy, al que de otra manera nunca hubiera conocido. También me resultan curiosos Other Lives y The Black Swans, pero esos creo que serán más populares en un futuro no muy lejano.

    Por cierto, David, ¿no te recuerda el retorno de Peter Astor al disco que Revolution 9 sacaron en el 94?

    Ah, y lo de las comparaciones recurrentes me parece que es un clásico de los obsesionados con la música como nosotros… Todo esto viene a colación para recalcar que yo también tengo a los Montgolfier entre mis referencias básicas de los últimos años. Sonido Ferrero Rocher, que le llamo yo.

    Discarraldre de pop que no he visto en ninguna lista y que me falta me falta me falta: el señor debut de Blood Orange. Me entran ganas de salir a la calle corriendo, pegarme unos bailoteos mentales entre un par de rascacielos y hasta de darle un tiento a Lightspeed Champion, con el que nunca me atreví. Bueno, esto último igual me lo ahorro.

  13. Ahh ¡qué recuerdos los de Revolution 9! Crucé un par de frases con John Moore poco después de este disco, en un BAM mientras perseguía a Mark Eitzel. Tengo que repescar el sedadísimo álbum de Acuarela.
    Por cierto, mencionando a Luke Temple arriba y a Revolution 9 un poco más abajo, me has recordado a Luke Haines, miembro después junto a Moore de Black Box Recorder. Y de paso a un tercer Luke (Steele, el de The Sleepy Jackson y Empire Of The Sun). ¿Imaginas un supergrupo con los tres? Obviamente se llamarían The Lucky Lukes.

  14. JAjajajaja. Buf, sería increíble que esas tres piezas encajasen… Por cierto, tengo que escucharme bien el disco de Luke Steele del que hablaste por aquí hace poco. Lo de Empire Of The Sun fue para mí la gran revelación de tus listas del año pasado.

    El disco de Revolution 9 entra siempre bien. Yo lo repesco cada dos años o así y oye… Como el primer día.

  15. Yo caí en las garras de The Sleepy Jackson con un mini que publicaron en Europa (creo que había otro EP en Australia con la misma portada y otras canciones, además de más EPs). Básicamente por la fuerza de dos piezas: la fantásticamente orquestada «Good dancers», y «Miniskirt», que sería un éxito en cualquier sala de baile de country.
    El álbum de debut, «Lovers», contenía ambas. Pero tampoco tenía otras que las superasen, así que supuso una pequeña decepción (para mí: no para quien lo pillase por primera vez). La sorpresa vendría con «Personality (One Was a Spider…)», el segundo: un filón para deleitarse con los arreglos fundiéndose entre melodías de mantequilla.
    Desgraciadamente, el paso de gigante se quedó en eso. Han pasado los años, lo de Empire Of The Sun, y seguimos esperando el tercero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *