«My Woman» (Angel Olsen)

ao

Como un padre que ve crecer a su retoño, se siente un placer especial cuando un artista, al que se sigue desde que era un anónimo más, empieza a despegar. Ya fue todo un placer contemplar el enriquecimiento de Angel Olsen tanto en el apartado sonoro como en el emocional con “Burn Your Fire For No Witness”. De la rabia austera a los arreglos trabajados. Se dijo que buena parte de este paso de gigante se debió al proceso de madurez como artista y a la producción de John Congleton. Por esta razón, la noticia del cambio de John por Justin Raisen (Sky Ferreira, Charli XCX) dio alas a los murmullos.
Escuchando “My Woman” (Jagjaguwar 2016) solo cabe sacarse el sombrero y aceptar la apuesta de Olsen como ganadora. Entra el disco con las cartas boca arriba con “Intern”, toda una reválida. ¡Cómo ha evolucionado hacia la plenitud! Sin aparatosidad, recurriendo a cierto tono vintage en “Never Be Mine” y “Shut Up Kiss Me”. No obstante, el primer síntoma del verdadero magnetismo de su fuerza -y de lo que vendrá después- se produce en la quinta pieza, “Not Gonna Kill You”, con voz y guitarras aunando esfuerzos para morder y succionar.
A partir de allí, el delirio, con un repóker de ases lentos, en clave nocturna, donde cada nota es un mundo, cada secuencia de acordes -de “Heart Shaped Face”, de la tremenda “Sister”, de una “Those Were The Days” amparada en horas en que unos duermen mientras otros soñamos- es un monumento despellejado a la sensibilidad. Del crepúsculo a la madrugada. La guinda llega con “Woman”. La entrada podría ser Julia Holter, pero poco a poco la guitarra vuelve a irrumpir agigantándose segundo a segundo a modo de desafío, febril y a la vez contenida –Neil Young en el retrovisor al menos en tres piezas- hasta levantar la canción más allá de los objetivos alcanzados por Sharon Van Etten. Incluso llega un momento que parece verter las lágrimas que ella misma dejó atrapadas tras su voz anhelante. El amor como algo intangible, utópico y a la postre tan decepcionante como necesario.
El único final posible se produce con la sencillez de “Pops”. Esta mujer posee la facultad de dejarnos la piel de gallina en cinco canciones seguidas. Escalera al cielo. Baby don´t forget it´s a song, I´ll be the thing that lives in the dream when it´s gone. Soñando con un angel.

Un comentario en ««My Woman» (Angel Olsen)»

  1. Yo le compre su primer disco cuando estaba en Bathetic y desde entonces estoy encantado con ella. Y cuando la vi en el PS en la sala Barts ya fue como para pedirle matrimonio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *