El cubo de Hawtin

El próximo uno de enero Richie Hawtin actúa en Madrid. Aparte de su condición totémica dentro del minimal, es uno de los pocos artistas que intentan llevar las sesiones más allá. Lo explicaba en en número de octubre de la revista británica The Wire, en un artículo firmado por el periodista Kai Von Ravenau: «Hawtin ha concebido The Cube, una pequeña estructura física presente en todos sus shows, en forma de mesa de recepción futurista que ejerce como metáfora visual del acto de voluntad , de participación activa, que atrae a cada asistente a una sesión. Así lo explica: `Se trata de que cada uno llegue con su tarjeta de miembro para hacer contacto. Entonces El Cubo sabrá que has estado allí y te conectará con algo que no puedes ver, que es la conectividad con quienes están allí. Muchos de mis seguidores son gente joven muy metidos en las redes sociales. Si hacemos contacto con ellos, ellos lo harán con nosotros´».

¿Se han enterado? Pues yo tampoco. Menos mal que no somos los únicos. Su colega Luciano, uno de los DJs más solicitados del momento, explicaba esto en Mixmag: «No entiendo el rollo de El Cubo. No me enteraba de que coño iba, así que llamé a Richie y le pedí que me lo explicara. Le dije «parece una idea cool y futurista, pero no sé muy bien de qué hablas». Me lo intentó explicar y seguí sin entenderlo. Me suena a capítulo de Star Trek«. ¿Se le ha ido la cabeza al autor de «Closer»? ¿Es quizá una de esas cosas que hay que verlas para entenderlas? ¿Dónde se sacan los carnés? Si alguien ha conseguido descifrar todo esto le agradecemos que lo comparta.

Publicado por

14 comentarios en «El cubo de Hawtin»

  1. Máximo respeto para Richie (soy un fan confeso), pero esto es una evidente pérdida de papeles. Cuando ya no queda más por explorar musicalmente hay que pinchar con nuevos softwares para multimillonarios o hacer chorradas de este tipo para decirle a tus seguidores que sigues investigando y que sigues siendo el mismo. Pero ya no lo eres. Tanto Minus como él, están en una espiral sin retorno

  2. yo me imagino una especie de pantalla de ordenador donde uno tocase con un dedo y de esa forma ya quedase registrado. Luego se visuaría en una proyección como en un punto. Yo me lo imagino azul metálico sobre un fondo negro. Al pasar otro asistente ocurriría lo mismo y ambos puntos quedarían en la proyección conectados por una línea. A medida que va pasando gente van apareciendo en la proyección puntos conectados, formando como una especie de universo geométrico. En realidad cada punto debería tener un color y una temperatura distintos. Este universo se iría moviendo a la par de la música. Pero lo interesante es que hubiese sensores, alguna relación entre ese punto proyectado y la persona que lo generó y que estos se movieran a la par que el público, como una representación virtual y abstracta del mismo. Claro que dice que es una estructura física y que no se puede ver, así que no lo entiendo… jeje

    Cuando lo veas, me cuentas cómo fue.

  3. A ver… ya lo tengo… El ordenador que yo me imagino es en realidad el cubo donde uno introduce su tarjeta y se registra. Y todo el universo virtual que yo imagino en realidad se produce dentro del cubo, por eso no se puede ver.
    Pero mi idea era mucho más bonita, no digais que no… 🙂

  4. Yo creo que no es tan difícil. Puede haber varias posibilidades donde suponemos de entrada que el emisor siempre es activo (pasivo no se contemplaría):

    1) Emisor físico -> Receptor físico (pasivo)

    2) Emisor físico -> Receptor físico (activo)

    3) Emisor virtual -> Recep. físico (pasivo)

    4) Emisor virtual -> Recep. físico (activo)

    5) Emisor virtual -> Recep. virtual (pasivo)

    6) Emisor virtual -> Recep. virtual (activo)

    *******

    El 1) es el típico concierto de toda la vida: artista cantando y tocando y el público escuchando sin más dentro de un mismo espacio físico.

    En el 2) emisor y receptor se funden y se confunden (dentro de un mismo espacio físico): momentos en los que el público corea las canciones o participa dando palmas, O BIEN: el público se conecta vía wifi al PC del emisor a través de un programa de edición musical que reacciona ante unos terminales que se reparten entre el ‘antes.publico.ahora.participante.interactivo’ y que tienen una interfaz intuitiva para poder ser manejado por individuos no necesariamente instruidos en la materia musical. El ‘antes.emisor.ahora.participante.interactivo’ dispone de la misma interfaz en su PC y la obra sería única e irrepetible para cada sesión colectiva. La interfaz y sus parámetros podrían ser fijos o bien variables para distintas sesiones o incluso dentro de una misma sesión (diferentes interfaces para distintos usuarios). Quizá Hawtin se refiera a este caso.

    En el 3) el emisor está emitiendo desde un lugar distinto (virtual) de aquél en que está el receptor y éste no participa (pasivo): imagínate los robots de Kraftwerk (o a Aphex Twin a través de una pantalla) sobre el escenario y los alemanes controlando el concierto desde la furgoneta o desde su casa a través de wifi o vía satélite y el público escuchando en silencio en la sala.

    El 4) es igual que el 2) (emisor y receptor exclusivamente en dos espacios distintos) sólo que emisor y receptor se confunden. Ejem: el público en una instalación de museo participando con terminales interactivos y Fennesz emitiendo también desde su casa en tiempo real y a través de wifi o vía satélite. O, imagínate un pintor que pinta un cuadro en su casa y luego lo expone en un museo para que el público complete la obra en X visitas ó X intervenciones.

    En el 5) emisor y receptor están físicamente en distintos lugares pero en un único espacio virtual, ejem: la red. Imagínate un concierto de Radiohead en Second Life.

    En el 6) sucede lo que en el 5) pero emisor y receptor se funden. Imagínate un concierto de Björk en Second Life en el que los usuarios, a través de la red y mediante un programa con interfaz intuitiva, pudieran manejar-interactuar su reactable-virtual que utilizaría la islandesa en sus conciertos virtuales. O, sin ir más lejos, imagínate un programa de edición musical que se pudiera manejar on-line por varios usuarios a la vez y crear un resultado conjunto. O imagínate que el pintor traslada su taller al museo y deja el lienzo en blanco allí para que tanto él como el público sean espectadores-creadores y vayan pintando-observando el cuadro en X intervenciones o en un intervalo de tiempo determinado.

    *****

    En relación a este tema quería llamar la atención sobre algunos instrumentos recientemente desarrollados y que tienen un manejo diferente del habitual: funcionan a través de relaciones geométrico-visuales intuitivas (sería como una especie de relación todavía rudimentaria entre la música y las artes plásticas):

    REACTABLE
    http://www.youtube.com/watch?v=U6yghuoLmrs
    http://www.youtube.com/watch?v=MHeX6yg95xU

    TENORI-ON
    http://es.youtube.com/watch?v=y2SqrSh6moI
    http://es.youtube.com/watch?v=rJjUqV48itc
    http://www.youtube.com/watch?v=aA-T7WFOZ0A

    BEAT BEARING
    http://es.youtube.com/watch?v=UrqD9Iz5I58

    Aquí se interactúa con el movimiento (como hacía el theremin) pero no tan direccional, o sea que se podría interactuar con el simple movimiento de los propios asistentes:

    PETE CUBE
    http://es.youtube.com/watch?v=45_A3LEMdmI

    Hace poco estuve en el medialab-prado (http://medialab-prado.es/) de Madrid y había una instalación expuesta en que un láser leía-escaneaba una pantalla con gráficos de colores y se generaban unos sonidos los cuales eran modificables en función de la interrupción del láser por parte del movimiento del espectador-asistente. Imagínate que en una discoteca la música la creasen los propios asistentes al compás de sus propios movimientos.

    Nuevas Técnicas:
    http://en.wikipedia.org/wiki/Circuit_bending

    Disculpas por este comentario tan largo y probablemente tedioso…aunque a mí me encanta las posibilidades que presenta el futuro en cuanto a relación-fusión entre la música y otras disciplinas.

  5. Gracias Antonio, el reactable me ha encantao, aunque no sé si funciona según el cuadradito que pongas o según dónde lo pongas, o si influyen los dos factores. ¿Trabaja por magnetismo?
    ¿Tú crees que el cubo es un instrumento? porque yo me fuí pensando sobre el tema, y creo ahora que la clave está aquí: «ejerce como metáfora visual del acto de voluntad». El cubo no hace nada. Sólo significa. Como una virgen en un altar. Y después de ver todos esos experimentos interactivos y virtuales, si el cubo fuese en realidad, sólo una estructura significante… podría entenderse como una tomadura de pelo supina o como una apuesta arriesgada. ¿qué hay más arriesgado que creer por creer? ¿será una especie de «traje del emperador» sonoro?

    Pero bueno… lo tuyo son datos, y lo mío, pura elucubración…

  6. Arantxa, yo creo que sin instrumento no hay música. El instrumento es el filtro entre emisor y receptor. Puede ser un objeto creado exprofeso para tal fín o bien se extrae o se capta del exterior mediante un aparato captador que haga posible su posterior emisión. Ejem: grabaciones de campo, ruido ambiente, sensores de movimiento, música concreta, etc. Pero, en mi opinión, para que sea música tiene que existir ese filtro. De lo contrario estaríamos hablando de yoga o de una simple conversación o de relaciones sociales, con lo que ya entraríamos en otro campo distinto (aunque curiosamente conozco una persona que habla casi cantando y sería más que interesante estudiar qué notas utiliza… pero tampoco, porque ahí ya intervienen las cuerdas vocales como instrumento). El único punto en común que tendría la música con una interpretación metafísica (como la que creo que tú haces) de The Cube sería una sesión de silencio, ya que el silencio también es recurso musical y se caracteriza precisamente porque el instrumento no aparece.

    Sin embargo también podría ser que The Cube fuese el propio recinto. Imagínate que se colocan por todas las paredes, suelo y techo una serie de sensores de movimiento y emisores de sonidos que reaccionen ante el baile de los asistentes. Eso se parecería más a lo que creo que interpretas de Hawtin. Pero ahí el propio recinto sería el instrumento. En resumen: que sin instrumento no hay música que valga, salvo el silencio.

    El reactable es genial y además lo inventaron aquí, en Barcelona concretamente. Más info:
    http://es.wikipedia.org/wiki/ReacTable

    No obstante estoy fascinado con el Tenori-On. Con este instrumento se percibe, casi más que con ningún otro, la diferencia de psicología de cada músico. En youtube hay varios vídeos de diferentes artistas y se nota esto que digo, es muy curioso.
    El tenori-on también puede ser colaborativo porque creo que se puede conectar en red con otros tenori-ons. Más info (resulta que la primera vez que se usó en directo fue en el Sónar): http://en.wikipedia.org/wiki/Tenori-on
    Y aquí I Am Robot And Proud como pez en el agua (si es que estos japos nacen con un chip bajo el brazo): http://es.youtube.com/watch?v=Vj71BzIhYYw

    Y respecto al comentario anterior, respecto al punto 4) acabo de descubrir un ejemplo real reciente en la Tate Modern: http://www.tatetracks.org.uk/

    Lenore, por un lado es un elogio que te lo copiases, viniendo de quien viene, pero por otro, solicito que al menos se citase la fuente si aún hay tiempo. No sé hasta qué punto el comentarista de un blog se extralimita cuando su comentario supera cierta dimensión o interés (supongo que me he dejado llevar) y si se puede poner una licencia creative commons en los comentarios, o si no es una osadía solicitarte que me tengas en cuenta para una posible colaboración.

  7. Me parece más fácil de entender a Hawtin que a Antonio!.
    Me «compro» una tarjeta y entro en una base de datos en la que estan toda la gente «Hawtiana», y venga «como el facebook»; pero la gente controla mogollón de música «cubica», y demás ¿no?.
    No sé si podrás entrar si tienes PC en vez de un Mac. Se puede estudiar …

  8. Hola Antonio:
    Lo de hacer el artículo no era algo literal (sólo una forma de decir que era interesante). Ni sé lo suficiente ni veo a los medios de aquí interesados en cosas tan técnicas (lo cual me parece un error) . Muchos músicos que entrevisto me comentan que la tecnología tiene tanta influencia o más en lo que componen que los artistas a los que admiran. Mira la que montó la Roland 303. Estamos trabajando en hacer mejoras en el blog, entre ellas poner la licencia Creative Commons para los posts, aunque no sé si ello incluye también a los comentarios. Lo preguntaré a la lista de correo de copyleft a la que estoy suscrito. Si quieres escribir algo sobre esto u otra cosa y que lo colguemos como post no veo inconveniente. Puedes escribirme a lenore@ladinamo.org y hablamos los detalles.

  9. ¿La probaste solo, Iván? A mí lo que me fascina de la ReacTable es que es un instrumento colectivo, casi todos los artículos se olvidan de eso.

  10. No, no, la probé con un amigo… duelo de ReacTable, jaja. Claro, lo realmente divertido es cuando después de los primeros titubeos te das cuenta de que lo realmente entretenido es «reaccionar» a cómo, dónde y por cuánto tiempo usan las piezas tus compañeros.

    A mí también me parece muy importante la relación entre la tecnología y la música.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *