«Memphis» (Boz Scaggs)

Leo por ahí que el mundo no necesita otra versión de “Rainy Night In Georgia”, y también que un álbum de versiones no es la vía menos trillada para un artista olvidado con casi setenta años que ansíe volver a poner su nombre en circulación. Seguramente estaría de acuerdo si el intérprete fuese otro. Pero se trata de Boz Scaggs. Sigue leyendo «Memphis» (Boz Scaggs)

12 Bee Gees adolescentes

Serán recordados como los protagonistas musicales de “Saturday Night Fever” pero, gracias a su poderío melódico diez años antes (aún adolescentes), para mí son para siempre jamás los exponentes más fecundos de música romántica que han pisado el planeta. La verdadera fábrica de éxitos rompe(arregla)corazones.

Sigue leyendo 12 Bee Gees adolescentes

2008 en 25 tomas

David S. Mordoh ha reconocido alguna vez que nuestros gustos musicales circulan en direcciones opuestas y, a juzgar por nuestras respectivas listas, razón no le falta. De mis veinte discos del año no coincidimos en ninguno… excepto en el puesto de honor: Sigue leyendo 2008 en 25 tomas

Al Green

Tantos años castigando mis oídos con los martillazos de Esplendor Geométrico. Toda una juventud haciendo chocar mis neuronas al ritmo de Throbbing Gristle. Tanto dinero invertido en las locuras de John Zorn. Algún día me pasarán factura por rellenar mi ocio con semejantes animaladas, pero mientras espero el momento déjenme seguir con mi descompresión musical. Hace poco fue Brian Wilson y sus cálidas tardes californianas con una caipirinha en la mano y la vista perdida entre tablas de surf y conejitas del Playboy. Sigue leyendo Al Green

A favor de Jamie Lidell

lidell.jpg

Me cuentan que el nuevo disco de Jamie Lidell ha pasado con más pena que gloria por la redacción de una de las revistas musicales de mayor prestigio en este país. Puedo entender el desprecio. Que si es más de lo mismo, que si no aporta nada nuevo, que si miramos con insistencia al pasado. Para quien no lo haya escuchado, “Jim” es una obra ligera de soul a lo retro. Reproduce el espíritu de Al Green y recupera la sensualidad de Marvin Gaye (vale, no llega a su frenesí, pero tampoco cae en la cursilería). Un amigo mío dice que es bisutería, que huele a falso. Uf, terreno espinoso. Sigue leyendo A favor de Jamie Lidell