20 discos internacionales del 2016

internacional
 
Un año funesto en el que se fueron personalidades de la talla de Prince, Bowie, Cohen, y recientemente George Michael. A nivel musical no ha estado nada mal. Aquí van los discos internacionales que más me gustaron en 2016…

Sigue leyendo 20 discos internacionales del 2016

«Freetown Sound» (Blood Orange)

Se ha hecho esperar pero al fin ha llegado lo que presagiábamos algunos. Dev Hynes es un genio, y estaba al caer ese disco que lo refutara sin paliativos. No me saldré por peteneras e iré al grano: “Freetown Sound” (Domino, 2016) es una Obra Maestra. Una sucesión de temas prodigiosos que sólo puede albergar la mente de un artista admirable y visionario. Todo lo que rodea al artista afincado en Nueva York está preñado de un inusual magnetismo: estética ultracool apegada a los modelos de conducta marcados por la sociedad, proclamas políticas y conciencia de clase, reciclaje sonoro en la era del hiperlink, y un sinfín de posibilidades estético-musicales que son pura ambrosía para los oídos, y alimentan el intelecto. Sigue leyendo «Freetown Sound» (Blood Orange)

Primavera Sound 2014, sábado

Tarde ajetreada la que me esperaba, básicamente por el encargo de asistir a Hebronix, Islands, Courtney Barnett y Volcano Choir. Poca asistencia para los primeros, resultado del nuevo cambio de registro de Daniel Blumberg tras Cajun Dance Party y Yuck. Ahora se dedica más al sonido que a la composición, dejando que la onda expansiva alcance temas de casi media hora. ¿Godspeed You! Black Emperor liderados por Nick Drake? ¿Los Six Organs Of Admittance de Gran Bretaña? ¿Trembling Blue Stars en un trip? ¿Camaleónico o perdido? Sigue leyendo Primavera Sound 2014, sábado

Blood Orange

Devon Hynes es un personaje singular, diría que sin paragón en la actual escena pop-r&b. Lo diferencia de los demás por tener una cosmología muy propia en la que incluye referentes estéticos que el lleva a la sublimación – hortera en muchos casos- y recoge de ella su espíritu musical. Podemos hablar de una traslación expresionista de las grandes producciones de pop mainstream de los 80 y ese apego por el soul y el funk sofisticado, libidinoso y hedonista. La formulación, abigarrada por momentos, de sus teorías de estudio y el alma de la calle más ese plus cool que él tanto le gusta potenciar en todas sus fotos. El latido de la noche en destellos rosa. Queer divas y orgullo afroamericano. La ecuación perfecta del Jimmy Jam sinestésico. Sigue leyendo Blood Orange