2014: cabos sueltos (15)

Morning Phase” (Beck). Beck ha reaparecido. El otro Beck. El otoñal de “Mutations” y “Sea Change”. Esta vez no retrata la ruptura de una relación, sino que refleja el tiempo de inactividad transcurrido por baja laboral y las cicatrices que permanecen al superar una enfermedad. Es un Beck maduro, reflexivo, casi litúrgico, cuya serenidad prevalece sobre la alegría del retorno. En muchos tramos podría pasar por uno de los cientos de cantautores mimando su colección de composiciones, como “Heart Is A Drum”. Podría ser tanto Elliott Smith como JBM o Jonathan Rice, a no ser porque en todo momento inventa cualquier pequeña argucia -la filigrana de puntilla al final de “Blue Moon”– capaz de devolverlo a la brigada de los exploradores en la cual hace quince años era miembro destacado. Si algo no obstante cambia la óptica del álbum es una melancolía adulta imperceptible en los tiempos de Nigel Godrich, enfatizada aquí por los arreglos de David Campbell, su padre (no muchos saben que es un reputado productor, con un currículo abarcando Adele, Justin Timberlake, Michael Jackson, Miley Cyrus, etc). Sigue leyendo 2014: cabos sueltos (15)