Joan Shelley

js

No es una novata Joan Shelley. Ha llegado con prudencia a su cuarto álbum levantando cada vez menos polvareda sonora en un viaje pausado a las raíces.
La vuelta de tuerca definitiva para la de Kentucky corre a cargo de la producción de Jeff Tweedy, y lo más grande que se puede decir del encargo es que apenas se le nota, pues el objetivo es dar prioridad absoluta al remanso introspectivo creado por su voz, su guitarra y la del cómplice Nathan Salsburg, también presente en el segundo disco de Jake Xerxes Fussell. Sigue leyendo Joan Shelley

2016: cabos sueltos (7)

cs7

“Human Performance” (Parquet Courts). El fichaje por Rough Trade ha abierto el abanico y, como se ha dicho por aquí, van por el mismo camino que Yo La Tengo -nada más empezar con “Dust”– combinando lo aguerrido y el ritmo implacable con mayores incursiones melódicas. La fiereza del primer tercio amaina tras la obsesiva “Captive Of The Sun”, mostrando un guiño Velvet sin Nico“Steady On My Mind”– y la desengrasante “One Man, No City” con percusión divertida y guitarras psicodélicas antes de mostrar una cara más humana en “Berlin Got Blurry”: entrada tejana de resonancias Morricone abriéndose a un trote británico ¡¡¡con bajo disco!!!. si entre las cinco últimas contamos tres con fases semiacústicas –“Keep It Even”, la muy Nick Cave “It´s Gonna Happen”-, nos hacemos cargo de la progresión. ¡Si incluso figura el nombre de Jeff Tweedy en los créditos!. Más matices, mayor sensibilidad, más audiencia. Sigue leyendo 2016: cabos sueltos (7)

2014: cabos sueltos (11)

Manipulator” (Ty Segall). Bingo. Cuando uno se equivoca, ha de reconocerlo. En la reseña de dos canciones de su actuación en el Primavera Sound, deduje que su garage rock seguiría así toda la vida. Desordenado, impulsivo, divertido y prolífico, aunque capaz de manejar atmósferas distintas con solo proponérselo (el más acústico “Sleeper”). La gran diferencia de “Manipulator” es el freno a su proselitismo y el freno a su visión acelerada de una carrera discográfica. Esta vez sí. Seguramente porque se lo ha tomado más en serio, reflexionando sobre lo que quería de cada una de las piezas mientras husmeaba en estilos colaterales. Impresiona su capacidad de mutación/adaptación a los terrenos explorados, sin perder el sello personal y su fama de fabricar rosquillas musicales de digestión rápida. Brilla su guitarra, pero también la variedad. Sigue leyendo 2014: cabos sueltos (11)

2013: 50 álbumes (31-50)

31- “Where The Heaven Are We” (Swim Deep). Interesante coyuntura. Lo tienen casi todo para conseguir uno de los mejores discos del año. Sobre todo en lo referente a las composiciones. Falta sin embargo un detalle nimio en la pulcritud del brillo del traje, ínfimo, que impide que las composiciones cuajen entera y globalmente. ¿Una producción con más ideas tal vez? Post en preparación.

32- “You Know Who You Are” (The 99 Call). Recuperación de las canciones de un EP a cargo de Moonpalace, reinterpretadas y aumentadas con más material hasta conseguir el formato de álbum. Con la sensibilidad como bandera, as usual. Post en preparación. Sigue leyendo 2013: 50 álbumes (31-50)

«Corsicana Lemonade» (White Denim)

Camaleónicos White Denim. Empezaron con más actitud que aptitud –garage, punk, Texas– en el primer álbum, mutando después hacia derroteros inclasificables donde lo que destaca es la diversión de aprender cada uno a dominar su instrumento, sin decantarse por el virtuosismo como prioridad. Tanto “D” como “Last Day Of Summer” mostraban canciones esculpidas desde el mismo caos apasionante del primero, solo que desprendiendo la alegría de unos instrumentistas cómplices en evolución permanente: la prueba, su set en Primavera Sound 2012.

Sigue leyendo «Corsicana Lemonade» (White Denim)