Lorde

lorde

No sé si David Bowie le hizo un favor o no cuando dijo que ella era el futuro de la música, pero lo que tengo claro es que este disco de la neozelandesa me ha pillado con el pie cambiado. Poco caso le hice a su disco de debut, y desde ya entono un enorme mea culpa a tenor de los resultados mayúsculos de este segundo tour de force. En este “Melodrama”(Republic, 2017) esta veinteañera de voz quebrada se abre en canal para mostrarnos, sin remilgos, los miedos, las frustraciones, y los sinsabores del paso de la adolescencia a la edad adulta, y las consecuencias de todo ello en su atribulado corazón. Lorde se busca a sí misma, y de forma hiperrealista apuntala un cancionero que servirá de buque insignia para toda una generación (la suya), aunque el radio de acción de tamaño desafío emocional colmará muchas de las expectativas de más de un incrédulo. Es fácil sentir empatía hacia esta mujer, así que aquí me tienen, con los pelos de punta escuchando estas canciones increíbles, escritas (y sufridas) en primera persona. Sigue leyendo Lorde

2015: cabos sueltos (20)

 

Ratchet” (Shamir). El manojo de canciones de verano 2015 para clubs ha sido suministrado por uno de los personajes de sexualidad ambigua promovidos de vez en cuando por la música de color. Funciona mucho menos forzado que en su día Sylvester -me refiero a Sylvester James, no a su productor Nick Sylvester– y menos polémico que Grace Jones. Lo que cuenta es su falsete andrógino -femineidad masculina o masculinidad femenina- para la gran pegada de la primera parte del álbum. Uno tras otro van sucediéndose los llenapistas -exceptuemos el arranque denominador de origen de “Vegas”-, tanto si han sido singles como canciones para iniciados: “Make A Scene”, “On The Regular” y “Call It Off” componen seguidas un trío de ases ganador, con bajos animosos e irresistibles para mover los pies en un cóctel compuesto por las distintas variantes de música de baile de la última década; aglutinando tendencias de la mesa de mezclas, beats y estribillos pop; sin temor a reivindicaciones nineties camufladas en aires house. Sigue leyendo 2015: cabos sueltos (20)

2013: 50 álbumes (31-50)

31- “Where The Heaven Are We” (Swim Deep). Interesante coyuntura. Lo tienen casi todo para conseguir uno de los mejores discos del año. Sobre todo en lo referente a las composiciones. Falta sin embargo un detalle nimio en la pulcritud del brillo del traje, ínfimo, que impide que las composiciones cuajen entera y globalmente. ¿Una producción con más ideas tal vez? Post en preparación.

32- “You Know Who You Are” (The 99 Call). Recuperación de las canciones de un EP a cargo de Moonpalace, reinterpretadas y aumentadas con más material hasta conseguir el formato de álbum. Con la sensibilidad como bandera, as usual. Post en preparación. Sigue leyendo 2013: 50 álbumes (31-50)